Una niña de nueve años fue la primera en denunciar al catequista, pero se presume que hay más víctimas porque se encontraron en su poder varias imágenes de menores de edad

19 de junio de 2024, 10:09 AM
19 de junio de 2024, 10:09 AM

En medio de los constantes escándalos por los casos de pederastia, ahora un catequista de una parroquia del municipio de Quillacollo, Cochabamba, se encuentra procesado y detenido por supuestamente tomar fotografías a menores de edad debajo de sus faldas.

Este nuevo caso fue denunciado ante a Policía a partir de una revelación que le hizo, en medio de lágrimas, una niña de nueve años de edad a su madre. 

La madre de la víctima dijo a distintos medios que su hija ya no quería asistir a sus clases de catequesis durante varios domingos con una serie de excusas y que finalmente, al ser cuestionada, le contó el motivo.

“Mi hija me dijo: Mamá te voy a contar, pero no te vayas a enojar, (el catequista) me alzó la falda y me tomó fotografías, yo me puse nerviosa, hice caer algo y disimuladamente me tapé, pero nuevamente me preguntó por mi nombre y otra vez me alzó la faldita para tomarme fotografías”, relató la madre.

El denunciado tiene 35 años, fue identificado como Rubén Darío F. y se conoce que, tras su captura, pidió ir al baño y que en ese momento sacó su teléfono móvil para destruirlo. Incluso, según información de la Policía, agredió a algunos uniformados.

La Policía también encontró en poder del catequista un dispositivo de almacenamiento de memoria con contenido pornográfico.

El martes, el catequista fue enviado a la cárcel de El Abra de Cochabamba con una orden de seis meses de detención preventiva.

Fue acusado por el delito de pornografía, pero estamos esperando que realicen todas las investigaciones porque nosotros prevemos que han sido más los delitos, no descartamos el tema de abuso sexual, dependerá de la declaración de otras víctimas que se puedan presentar”, dijo Nivia Coca, representante del colectivo Mujeres de Fuego.

Coca confirmó que el catequista había tenido en su poder varias imágenes tomadas a menores debajo de sus faldas.

¿Qué dice la Iglesia Católica?

El párroco de la iglesia donde trabajaba el catequista dijo a Red Uno que veían al acusado como una persona “con mucho entusiasmo y trabajo”.

Entonces, “esta situación nos cae a nosotros como agua fría, para nosotros es complicado. Vamos apoyar la denuncia que hicieron con todas las cosas que nos pidan y si hay que hacer otro tipo de investigación, vamos a colaborar, estamos prestos a ayudar, la iglesia no va a estar callada ante esta situación. Como dice el Papa: cero tolerancia ante este tipo de casos”, afirmó.