Escucha esta nota aquí

El juez Décimo de Instrucción en lo Penal, Armando Zeballos Guarachi, revocó hoy la salida de la expresidenta, Jeanine Áñez, quién horas antes había ganado una acción de libertad para que sea traslada a la clínica del Sur. Asimismo, la gobernadora del Centro de Orientación Femenina (COF), coronel Luciana Karina Figueroa Sánchez, también sufrió una descompensación y no pudo cumplir la primera orden judicial.


“Se revoca el decreto de fecha 19 de marzo de 2021 disponiéndose en su lugar lo siguiente: en atención al informe de la directora del COF de Obrajes de la fecha y los informes médicos adjuntados al mismo, se dispone que personal del IDIF (Instituto de Investigación Forense) especializado y/o personal médico de un hospital público se constituya al COF de Obrajes para verificar el estado de salud de la imputada”, señala la parte conclusiva de esa decisión judicial.


De esta forma se echó por tierra que Áñez saliera del penal para ir a una clínica y en su lugar, permanezca en Obrajes, hasta donde deberá llegar personal especializado del IDIF.


Al finalizar la tarde, el Tribunal Décimo de Sentencia de La Paz había concedido la tutela a la acción de libertad interpuesta por Carolina Ribera, en representación de Jeanine Áñez. El recurso fue contra la directora del Centro de Orientación Femenina de Obrajes. El argumento judicial fue que la gobernadora del penal habría vulnerado derechos humanos al no conceder la salida de la exmandataria a una clínica, sabiendo de su delicado estado de salud. Ordenaba por tanto que Áñez debía ser llevada a un centro médico.


Cuando la defensa y la familia se aprestaban a trasladar a Áñez a la clínica surgieron los problemas, pues la abogada defensora, Norka Cuéllar relató que solo tuvo un pequeño contacto con la exmandataria, pero que no logró entrevistarse con el médico del penal y tampoco con la coronel Figueroa. El personal subalterno le informó que la jefa policial también tuvo una descompensación y estaba siendo atendida en la enfermería de este centro penitenciario.


La abogada dijo que como la acción de libertad fue planteada contra la coronel Figueroa, fue notificada en audiencia. Habían pasado tres horas y Cuéllar desconocía las razones por las cuales no se libraba la salida de su cliente, tomando en cuenta el delicado estado de salud.


Pero minutos después que la abogada se retirara del penal, llegó un médico cardiólogo hasta este centro. De acuerdo con el último fallo judicial debe ser esta persona quien valore el estado de salud de la exmandataria y luego defina si debe ser llevada a la clínica, tal como exige la familia.


La hija de Áñez, Carolina Ribera, calificó como ridícula la información de que la gobernadora del penal se haya descompensado y dijo que es un abuso que no tiene límites. Reveló que fue ella la que trajo al cardiólogo para que valore a su madre, pero el personal no lo dejaba ingresar.


“Me parece que ellos quieren ver muerta a mi madre, no tienen voluntad de nada, traje un cardiólogo, pero tampoco lo dejan ingresar. Estoy muy indignada y sé que mi madre tiene otra crisis”, denunció la hija.






Comentarios