Escucha esta nota aquí

Hace treinta días Bolivia se sumergía en una realidad que nadie hubiera imaginado. Las ciudades bajaron sus persianas y todo se detuvo: se acabaron las salidas, cerraron los negocios, se prohibieron las visitas a los amigos, las fiestas, las misas, el fútbol y tantas otras cosas.

Este miércoles el país cumple un mes de cuarentena total por la pandemia de coronavirus que ha puesto en jaque hasta a los países más poderosos del mundo. Cuando el virus llegó a Bolivia instalado en el cuerpo de dos mujeres que vinieron desde Italia, el país se puso en alerta y a los dos días comenzaron las medidas para evitar contagios. Primero se suspendieron las clases del colegio, los vuelos desde y hacia Europa y los encuentros masivos. De a poco el virus y las restricciones se fueron extendiendo.

El 22 de marzo, cuando se sabía de la existencia de 19 personas infectadas, la presidenta interina Jeanine Áñez anunció lo que hace días parecía inminente: cuarentena total, el país se detiene. El Decreto Supremo 4200 fijó los límites de lo posible y puso un plazo que luego fue ampliado.

Pero ponerlo en práctica no fue tan fácil como escribirlo en un papel. Más tarde el Gobierno declaró estado de emergencia para aplicar más controles y limitar las salidas a solo un día a la semana. En estos treinta días de silencio, hubo gente que se opuso a la medida por necesidad de trabajar, disturbios en una frontera por personas que necesitaban volver al país, se crearon bonos y se crearon interminables filas para cobrarlos y hubo regiones que fueron ‘encapsuladas’ porque el virus se les salía de las manos.

A un mes de la cuarentena, Bolivia tiene 609 infectados y 37 fallecidos.

Cartas en el asunto

El virus llegó a Bolivia importado de Italia. Dos mujeres dieron positivo el 10 de marzo y desde entonces en el país no se habló de otra cosa. El 12 de marzo, la presidenta anunció las primeras restricciones: se suspendían las clases, se prohibían los encuentros masivos y los vuelos desde y hacia Europa.

Todos contra el coronavirus: Emergencia nacional. pic.twitter.com/IWWfdUs9hw

March 12, 2020

Pero eso no sería suficiente. Más tarde se prohibieron las salidas y circulación de vehículos por doce horas al día, todos los vuelos internacionales y el transporte terrestre de pasajeros.

El 21 de marzo llegó el anuncio que muchos ya se veían venir. “Desde las cero horas de este domingo debemos estar en casa las 24 horas del día, porque en la casa vamos a estar más seguros. Ese es el mejor camino para frenar al coronavirus”, afirmó la presidenta Jeanine Áñez.

Bolivia fue el cuarto país latinoamericano en asumir esta medida después de Argentina, Colombia y Honduras.

La medida fue prevista por 14 días y eso bastó para mover el tablero político. El Tribunal Supremo Electoral dijo en un comunicado que decidió "la suspensión del calendario y del cronograma electoral por un lapso de catorce días" a partir de ese domingo, debido a que la cuarentena impide al organismo desarrollar los preparativos del proceso.

La norma, que luego sería ampliada hasta el 30 de abril, establece entre otras cosas que solo las personas entre 18 y 65 años pueden salir y deben hacerlo solo una vez por semana, organizadas según la terminación de su cédula de identidad. Los mercados y centros de abastecimiento están abiertos solo hasta el mediodía igual que los bancos.

El resto del tiempo, las personas deben estar en sus casas y las ciudades deben estar vacías.

Conflictos y deseos de volver

Durante este tiempo también hubo conflictos. Uno de los mayores incidentes de la cuarentena se dio fuera del país: bolivianos varados en Chile intentaron volver pero las fronteras estaban cerradas y no se permitió el acceso. Inicialmente el Gobierno boliviano dijo que nadie entraría hasta pasada la cuarentena, pero luego se cambió de opinión y en cuestión de días se tuvo listo un campamento, en la localidad orureña de Pisiga, para albergar a alrededor de 400 personas para que hagan cuarentena.

Si bien los disturbios se mantuvieron al otro lado de la frontera, la canciller Karen Longaric indicó que todos los bolivianos que estaban en Chile regresarían al país pero debía hacerlo de forma gradual, en función a la disponibilidad de espacios en el campamento. Paralelamente, se permitió el ingreso de un vuelo proveniente también de Chile que traía pasajeros de Santiago, quienes habían ido a ese país a realizarse tratamientos médicos.


El avance de la pandemia

A un mes del paciente cero, Bolivia registra 609 casos confirmados y 37 decesos. El departamento más golpeado por la pandemia es Santa Cruz, donde hay 326 infectados y 14 fallecidos. Además de la capital, el municipio de Montero es uno de los más afectados y es donde se tomaron medidas más radicales, como el encapsulamiento del municipio.

Mira, en esta linea del tiempo, el desarrollo de la pandemia desde su llegada al país y las principales medidas adoptadas por el Gobierno:



Fotografías: Jorge Ibáñez, Jorge Uechi, Jorge Gutiérrez, Fuad Landívar, Hernán Virgo, Ricardo Montero y APG Noticias.

Edición de fotografías: Alejandra Arnez.

Texto y línea del tiempo: Maria Silvia Trigo

Comentarios