Escucha esta nota aquí

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) dio a conocer que uno de cada cinco alumnos no puede acudir al colegio por las medidas que los diferentes estados están tomando para afrontar al coronavirus.

"Estamos entrando en un territorio inexplorado y trabajando con los países para encontrar soluciones de alta tecnología, baja tecnología y sin tecnología para asegurar la continuidad del aprendizaje", explicó la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay.

Hasta el martes se registró el cierre de centros educativos en 15 países para evitar la propagación de la enfermedad. Ante esto, la Unesco llevó adelante una reunión mundial de altos cargos y ministros de Educación de todo el mundo para intensificar la respuesta ante la crisis y compartir estrategias.

Los datos de la organización internacional señalan que cerca de 363 millones de alumnos en todo el mundo se han visto privados de acceso a la escuela, incluidos 57.8 millones de estudiantes de enseñanza superior.

Países de Sudamérica ha decidido en muchas regiones suspender las clases en las unidades educativas de niveles primarios y secundarios. En Estados Unidos se determinó que las universidades implementen mecanismos de aprendizaje en línea mientras baja la alerta por esta enfermedad.

En el caso de Bolivia, tras confirmarse dos casos de coronavirus en Santa Cruz y Oruro, en este último se determinó la suspensión de las labores educativas.

Según la directora de la Unesco, es "la primera vez que la educación se ve tan alterada a nivel mundial".

Por ello, las autoridades mundiales llevan adelante planes para que no sean los niños de las clases más desfavorecidas quienes se vean más impactados por estas suspensiones y sugieren que dentro de los hogares se mantengan mecanismos de enseñanza.

Comentarios