Escucha esta nota aquí

La educación integral de la sexualidad y la información sobre servicios de salud sexual y reproductiva son fundamentales para que las mujeres tomen decisiones informadas; el fortalecimiento de las acciones que conllevan a este cometido son parte de las recomendaciones que realizó el Fondo de Población de Naciones Unidas UNFPA en el webinar ¿Quiénes deciden sobre la salud, el cuerpo y el bienestar de las mujeres y jóvenes en Bolivia?

El webinar se desarrolló este miércoles 21 de abril, organizado por el Fondo de Población de Naciones Unidas UNFPA, luego de la presentación del informe Estado Mundial de la Población 2021 que en esta versión centra la atención en el derecho a la autonomía e integridad corporal.

Según el informe Estado Mundial de la Población 2021, casi el 50% de las mujeres no pueden decidir sobre su salud, la anticoncepción y las relaciones sexuales en pareja.

Con datos de la última encuesta de Demografía y Salud EDSA (2016), en Bolivia sólo 3 de cada 10 mujeres (36%) entre 15 y 49 años, que están casadas o en unión, tienen la última palabra para decidir sobre su salud (ir al médico o a un servicio de salud, por ejemplo) y solo 2 de cada 10 deciden por su cuenta el uso de métodos anticonceptivos.

Rinko Kinochita, representante el UNFPA en Bolivia,  destacó la importancia de abrir espacios de diálogo para abordar los grandes temas que deja en mesa el informe 2021. Estos diálogos –dijo- permitirán incidir y contribuir a que cada vez sean más las mujeres que conozcan su derecho a decidir sobre sus cuerpos y las implicaciones que esto conlleva en sus vidas. También reflexionó sobre la importancia de la participación de los hombres en esta cruzada como aliados para que se comprometan a dejar atrás las actitudes de dominación.

Mencionó que fortalecer la educación integral de la sexualidad, adaptado a las diferentes edades de la comunidad,  es uno de los desafíos más importantes para lograr que las mujeres puedan tomar decisiones sobre su cuerpo. “Si una mujer tiene el control de su cuerpo aumenta las  posibilidades de empoderamiento en otros ámbitos de su vida”, señaló.

El conversatorio de este 21 de abril contó con la participación de la Viceministra de Igualdad de Oportunidades y el Director de Salud. En sus intervenciones, ambas autoridades, destacaron los avances que registra Bolivia en materia normativa, y  también coincidieron que aún existen muchos desafíos para alcanzar los objetivos.  

La Viceministra de Igualdad de Oportunidades, Miriam Huacani,  dijo que -por ejemplo- es importante llegar a las áreas rurales con información, toda vez que las mujeres desconocen que la autonomía de sus cuerpos es un derecho.

Igor Pardo, director de Salud, sostuvo que hay una urgente necesidades de que las universidades se involucren en la formación de profesionales con un enfoque y un modelo diferente, que contribuya a la autonomía que tienen las mujeres para decidir sobre sus cuerpos.

Ambas autoridades expresaron el compromiso del Estado para, en la etapa post Covid-19, fortalecer las instancias de atención de los servicios de salud sexual reproductiva en todo el país y también realizar los mayores esfuerzos para reducir la tasa de embarazo en adolescentes.

En ese contexto, Celia Taborga, representante auxiliar del UNFPA en Bolivia, mencionó  que si bien hay una normativa de avanzada, es importante fortalecer los mecanismos de aplicación sobre todo en los gobiernos sub naciones, gobernaciones y municipios-. 

Otro desafío dijo que es realizar un seguimiento de lo avanzado y contar con información oficial y confiable para apoyar los esfuerzos que se realizan para contribuir a que las mujeres ejerzan el derecho fundamental que tienen sobre la autonomía de su cuerpo.

Tania Nava de la organización Católicas por el Derecho a Decidir destacó el compromiso de la autoridad de Salud, presente en el webinar, de que en la nueva ola del Covid-19 se pueda considerar a la salud sexual  y reproductiva como un servicio esencial.  “Solo de esta forma se puede decir que hay un avance en el derecho que tiene las mujeres a decidir sobre sus cuerpos”, sostuvo.

En el evento, que se transmitió por las redes sociales del Fondo de Población de Naciones Unidas, UNFPA-Bolivia, Facebook y YouTube, también participaron Marco Castañón del colectivo Wiñay Wara (LGBTI) y Carla Laura Paricota de la red “Tú Decides”.

Paricota comentó que los y las jóvenes en Bolivia perciben que en Bolivia son muy pocos los avances en cuanto a una apertura para hablar de estos temas de manera más amplia. “Persisten las actitudes machistas en el personal médico, del personal de las farmacias y también del entorno más cercano que es la familia.   

Según Castañón, las redes sociales pueden ser una herramienta importante para contribuir a que los jóvenes en general pero especialmente las mujeres puedan acceder a información confiable, en temas de violencia, atención en salud, y anticoncepción para ejercer su derecho.  

Ana Cecilia Velásquez  de Marie Stops Bolivia, una organización que ofrece servicios de salud sexual y reproductiva comentó que la pandemia demostró la fragilidad del sistema de salud sexual reproductiva y también las desigualdades por razón de género, con un notable incremento de violencia intrafamiliar y sexual.

Mencionó que en los servicios de salud sexual y reproductiva de Marie Stops se evidenció el incremento de llamadas telefónicas solicitando ayuda por temas de violencia sexual e información sobre acceso a métodos anticonceptivos, debido a que  había muchas restricciones y, en las comunidades rurales, el problema era mayor.

Tomando en cuenta los datos brindados por el Director de Salud, subrayó que “se estima que vamos a retroceder de 5 a 10 años en todo lo avanzado en prevención de embarazo en adolescentes y prevención de mortalidad materna y que esto se debe enfrentar con la implementación de medidas estructurales de acceso a la salud asumiendo esto como un servicio de primera necesidad.

Comentarios