Escucha esta nota aquí

Para cumplir con las medidas de bioseguridad contra la pandemia del Covid-19, la Alcaldía de La Paz dispondrá de al menos 500 funcionarios de la Intendencia y Guardia Municipal para efectuar los controles en el Cementerio General, tanto el domingo como el lunes, fiestas de Todos Santos y Difuntos, respectivamente.

Según las disposiciones del municipio, el ingreso al camposanto será desde las 07:30 hasta las 16:30 horas y el desalojo será hasta las 17:30 horas.

“Se controlará que se evite el ingreso de bebidas alcohólicas y cualquier producto alimenticio. Tenemos que ser responsables del tiempo que vamos a utilizar dentro de este camposanto. Evitemos tratar de ingresar por una o por otra puerta. Vamos a tener el apoyo de toda la Guardia Municipal y la Policía Boliviana”, afirmó la intendenta municipal, Velma Vargas.

De las restricciones

Son nueve restricciones que regirán entre el sábado y lunes en el camposanto. Se prohíbe llevar comida, repartir pan y otros alimentos; no estará permitido el consumo de bebidas alcohólicas ni instalar sombrillas, mesas y sillas; será restringido el ingreso a los jardines, áreas verdes y mausoleos patrimoniales; no se permitirá el ingreso de grupos musicales, oradores y mascotas; no habrá misas y tampoco se admitirá a niños.

Para el ingreso de los visitantes se habilitará las puertas 1 y 2; mientras que la salida debe realizarse por la 7, 8 y 9. Además, las puertas 4, 5, 6 y 9 serán de entrada y salida, según la planificación.

Al respecto, el director de Empresas Entidades Públicas y Servicios Municipales, Martín Fabbri, pidió a la población celebrar en casa, ya que la asistencia de ese día en el camposanto paceño se proyecta a más de 90.000 y eso provoca aglomeración, situación que se debe evitar por el Covid-19.

Comentarios