Escucha esta nota aquí

Es lunes y parece un día normal, como si no hubiera cuarentena. Los vehículos van y vienen, las tiendan y ventas de los barrios abrieron como si nada (verificado en la Villa 1 de Mayo), mientras atienden a gente que llega sin barbijos. Los 2.763 casos confirmados en Santa Cruz (4.088 en el país hasta el domingo) no han hecho mella y la emergencia sanitaria por Covid-19 en la capital cruceña tiende a agravarse.

El incremento de casos y el no acatamiento de la cuarentena preocupan a Óscar Urenda, secretario departamental de Salud de la Gobernación, quien, desde su aislamiento tras haber dado positivo por coronavirus hace nueve días, se lamentó de la situación. Es más, reconoció que casi nadie respeta la cuarentena porque también hay menos control de la Policía y del Ejército.

Lee más información en » https://cutt.ly/GyRC5qePublicado por EL DEBER en Lunes, 18 de mayo de 2020

“Con cuarentena o sin cuarentena vamos a tener lo que tenemos; en su momento fue efectiva, tuvimos buena contención, pero ahora qué diferencia hace si todo el mundo está en las calles”, dijo. Para él la gente aprovecha que la Policía y el Ejército están disminuidos y sale a las calles sin cumplir las normas ni las recomendaciones sanitarias. “Fuera del cuarto anillo hacen caso omiso, no hay control, entendemos a los uniformados”, añadió.

El informe del Servicio Departamental de Salud (Sedes) del domingo por la noche fue lapidario, pues de los 262 casos reportados en Bolivia (el más alto desde que se confirmó el primer caso en el país) el 93% se registró en Santa Cruz con 245 positivos. 

Urenda, en declaraciones a Unitel, reconoció este lunes que las proyecciones se salieron fuera de control, por lo que es necesario recalcular para actuar sobre los contagiados.

“La curva ha subido más de lo que se había esperado y es realmente preocupante. Teníamos previsto 3.200 casos en Santa Cruz y en dos o tres días vamos a estar en esa cifra. Creo que llegaremos a los 6.000”, sostuvo. Santa Cruz es el departamento que más preocupa por los focos de contagios, principalmente en Montero y en los barrios de la capital cruceña, fuera del cuarto anillo.

El número de contagios se da a pocos días de que el Gobierno decidiera entregar 30 respiradores de los 170 que llegaron la pasada semana (17% del total). La acción le generó crítica a la presidenta Jeanine Áñez, que el domingo en Oruro se justificó diciendo que han intentado ser equilibrados con el país, pese a que en Santa Cruz la situación es grave.

“De repente en Santa Cruz la demanda por los contagios pueda ser mayor, pero también el gobernador de Oruro dice: 'Yo también los debo tener por si los necesitamos'”, expresó Áñez, justificando la distribución de los nuevos respiradores. 

Mientras tanto en Santa Cruz la situación se agrava y como dijo Urenda, es urgente recalcular las proyecciones ante el caso omiso de la gente de las medidas de prevención pese a la gravedad de la nueva enfermedad, que ya se ha cobrado la vida de 169 personas en todo el país.

Lee más información en » https://cutt.ly/GyRC5qePublicado por EL DEBER en Lunes, 18 de mayo de 2020

Publicado por EL DEBER en Domingo, 17 de mayo de 2020