Escucha esta nota aquí

Al contar con un certificado médico que supuestamente indica que tiene una enfermedad de base, la hija del expresidente Evo Morales, Evaliz Morales Alvarado, no será sancionada por haber recibido la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19 sin que le corresponda por edad (tiene 26 años). “Hasta donde sé, tiene un certificado médico, entonces ella no es pasible a ningún tipo de sanción”, informó la viceministra de Promoción, Vigilancia Epidemiológica y Medicina Tradicional, María Reneé Castro.

La Autoridad de Supervisión de la Seguridad Social de Corto Plazo (Asuss) emitió ayer un informe jurídico en el que se informa de un “severo llamado de atención” al responsable de la Caja Bancaria Estatal por haber vacunado a la hija de Morales; en el documento publicado se señala que hubo una “franca falta” a la normativa del Plan Nacional de Vacunación”.

“Se instruyó que en lo sucesivo se debe cumplir y hacer cumplir las disposiciones determinadas por las instancias encargadas y responsables del Plan de Vacunación”, señaló el comunicado.

Evaliz Morales, de 26 años y afiliada a la Caja Petrolera, recibió su primera dosis de vacuna a finales de mayo, cuando le tocaba a las personas mayores de 50 años, según el cronograma de inmunización. Morales, que trabaja en la Procuraduría General del Estado, presentó un certificado médico para acceder a la vacunación.

La viceministra Castro señaló que, si bien la hija del exmandatario no estaba asegurada a la Caja Bancaria Estatal, este seguro no solo ha vacunado a la población asegurada, “sino también a toda la población que ha acudido a hacerse vacunar, que está dentro del cronograma”.

Al ser consultada sobre la enfermedad de base de Evaliz, la autoridad dijo que es confidencial.

Este caso no fue el único, hace unos días también se conoció que las hijas del fiscal general, Juan Lanchipa, de 37 y 35 años, también fueron inmunizadas. La primera, de nombre Liz, recibió las dos dosis Sinopharm, inmunización que completó el 6 de abril, en la ciudad de Sucre. En tanto que la segunda, llamada Roxana, fue vacunada con Pfizer y su primera dosis se la aplicaron el 11 de junio, en La Paz.

Desde el área de Comunicación del Ministerio Público, indicaron que el fiscal Lanchipa no tuvo nada que ver con la tramitación de estas vacunas, “debido a que las dos mujeres son personas mayores y tienen sus familias conformadas”, señalaron.

También dijeron que una de ellas es médica y por eso le corresponde.

Terminar con los privilegios

Con respecto al caso de Evaliz Morales, el abogado Rolando Fernández, dijo que no tiene conocimiento de que existan sanciones correctivas de tipo penal para estos casos. “Pero lo que se puede decir es que toda la vida en este país han existido privilegiados, que hacen uso de esos privilegios y mayormente son personas que están en cargos públicos”, destacó.

Agregó que el Ministerio de Salud, como ente titular de la sanidad pública del país, tiene que tener como objetivo controlar que no vuelvan a suceder este tipo de irregularidades, porque esto va en contra de las personas que realmente necesitan de las vacunas. Finalmente pidió que se investigue el caso.

Comentarios