Escucha esta nota aquí

Vecinos de un barrio de la ciudad de La Paz se manifestaron este lunes para protestar contra los planes del municipio para construir un cementerio con capacidad para unas 1.800 personas fallecidas de Covid-19, ante el eventual colapso del principal camposanto local.

Habitantes del Barrio "Hernando Siles" comenzaron el fin de semana sus protestas contra la decisión de la alcaldía para habilitar une espacio de unos 5.000 metros cuadrados en el denominado "bosquecillo de Pura Pura", colindante a una autopista que conecta a La Paz con El Alto.

"Aquí no queremos un cementerio, porque atenta contra la salud", afirmó este lunes Victoria Saico, habitante del lugar a la AFP, quien junto a más de una docena de mujeres se trasladaron a la explanada donde la alcaldía pretende ubicar el camposanto. Ellas expresaron su oposición a los planes del municipio y no descartaron cortar el tráfico de vehículos en la autopista que une las dos ciudades.

Sulma Mamani, otra residente del vecindario, aseguró que la alcaldía provocará un "biocidio", porque Pura Pura es área verde, uno de los principales pulmones de la ciudad.

El Concejo Municipal aprobó la semana pasada una ordenanza para habilitar el nuevo cementerio, debido al aumento de entierros en su principal centro de inhumaciones.

En marzo pasado, cuando comenzaron a registrarse los primeros contagios de Covid-19, el Cementerio General de La Paz registró 428 inhumaciones al mes, mientras que en julio fueron 1.871, según un informe oficial.

Jorge Silva, concejal municipal, afirmó que se tenía previsto que el principal camposanto de La Paz pudiera funcionar cinco años más, pero "los entierros se incrementaron de forma alarmante los pasados días y el camposanto paceño entró en una etapa de colapso".

El departamento de La Paz se ha convertido en la segunda región más castigada por la Covid-19, después de Santa Cruz, con más de 25.700 contagiados y 468 fallecidos.