Escucha esta nota aquí

El ministro de Salud, Jeyson Auza, explicó el alcance del nuevo Decreto Supremo 4451 que dispone el cierre temporal de fronteras con el Brasil a partir de las 00:00 horas de este viernes, 2 de abril, indicando que se realizará un control más riguroso a las personas que ingresen del exterior al territorio boliviano.

"Vamos a exigir la prueba PCR, en tiempo real, negativa certificada para todos los viajeros mayores de 5 años, que deberá tener una vigencia de 72 horas antes del embarque en el país de origen", señaló Auza. La vigencia de esta medida también aplica a las personas que deseen ingresar a territorio nacional por vía terrestre, fluvial o lacustre.

Tanto el cierre de fronteras como el control en el ingreso de personas pretende "mitigar los riesgos asociados al ingreso de nuevas variantes de Covid-19 al país", expresó la autoridad

Otras medidas implementadas para controlar un posible ingreso de la nueva cepa P.1 apuntan a la vacunación masiva en los municipios fronterizos y el refuerzo de la atención sanitaria con el desplazamiento de personal sanitario y la dotación de insumos.

"No podemos afirmar categóricamente que la variante P.1 se encuentra en nuestro país hasta que no contemos con un resultado de laboratorio que lo confirme", puntualizó el ministro Auza, a tiempo de considerar como "irresponsables" las opiniones que afirman la existencia de la cepa en el país.

El decreto dispone el cierre de fronteras con la República Federativa de Brasil desde las 00:00 horas de este viernes. En el documento se aclara que habrá flexibilidad de 3 horas para "no asfixiar económicamente" a las poblaciones fronterizas. 

El Gobierno ha delegado a los gobiernos municipales autónomos la implementación de estas medidas, cuidando las recomendaciones de bioseguridad necesaria.  

La medida del cierre de fronteras estará acompañada del "encapsulamiento por el tiempo que sea necesario" y siempre basados en lo informes de epidemiología. 

El Ejecutivo no descarta la posibilidad de cerrar "los puntos fronterizos de acuerdo a la situación epidemiológica".

Aislamiento de 10 días

El Decreto Supremo 4451 también contempla el aislamiento obligatorio para todos los que ingresen al país. Auza matiza que deberán cumplir 10 días de aislamiento al ingresar a Bolivia y, para ello, presentarán "una declaración jurada del lugar de estadía".

Junto al aislamiento establecido para las personas que llegan al país, la norma establece la obligatoriedad de "realizarse una prueba PCR a los siete días y antes de concluir el aislamiento". De esta manera, se "precautela la salud del pueblo boliviano", aseguró en rueda de prensa la autoridad ministerial. 

El control y seguimiento a las personas que llegan del exterior también incluye la exigencia de contar con un seguro de salud personal. Esta disposición no se aplica para bolivianos y extranjeros con residencia en el territorio nacional, explica Auza.

Comentarios