Escucha esta nota aquí

Desde su encierro en la residencia de México en la Sede de Gobierno, el exministro de la presidencia, Juan Ramón Quintana, además de otros 25 conciudadanos, afines al Movimiento Al Socialismo (MAS), habrían planificado instigar y generar conflictos en la localidad de Pisiga, mientras hay una cuarentena declarada en el país.

Estas acciones fueron identificadas por el Ministerio de Gobierno y Migración, en colaboración con las cancillerías de Bolivia y Chile.

Así lo manifestó el director general de Migración, Marcel Rivas, quien anunció que, en las próximas horas, presentará a la Fiscalía, todos los antecedentes de una investigación realizada en los últimos meses, para procesarlos por los delitos de instigación pública a delinquir y atentado contra la salud pública.

“No son casos aislados, son acciones en los cuales, los ciudadanos han actuado de manera personal. Tenemos evidencia de que ha sido bastante organizado. Hubo un plan que ha sido elaborado y desarrollado desde La Paz”, señaló Rivas, al referirse al caso.

El director de Migración dio varios nombres de ciudadanos bolivianos que habrían actuado en medio de los connacionales que trataban de regresar al país desde Chile y que generaron violencia, al punto de arrebatar un arma militar, la anterior semana.

La investigación, también logró identificar a dos personas (A.M. y O.C.A.) que habrían ingresado a la residencia mexicana en marzo, donde se reunieron con Quintana (exministro de Evo Morales), de acuerdo a lo manifestado por Marcel Rivas, para posteriormente, cruzar la frontera e iniciar un plan desestabilizador.

Para el MAS, es una distracción

El diputado del MAS, Víctor Borda, rechazó las declaraciones del director de Migración y consideró que esas denuncias tienen la intención de ocultar la incapacidad del Gobierno de transición, en el control de la pandemia del Covid-19.

"Es una vergüenza internacional lo que está ocurriendo en Pisiga. Nosotros, como bolivianos, estamos rechazando a nuestra propia gente. Esto va a crear un antecedente nefasto en el contexto internacional. Son actos distractivos que muestran la inoperancia del Gobierno en el manejo de esta pandemia", sostuvo el asambleísta nacional. 

Antecedente

Hace seis días atrás, el director de Migración, había denunciado que grupos afines al MAS, pretendían llegar junto a un contingente de 300 personas desde Chile, hacia Bolivia, para “intentar romper la cuarentena y provocar caos” en esta situación de emergencia sanitaria.

El miércoles, la misma autoridad informó que producto de los enfrentamientos que hubo, entre compatriotas bolivianos que intentan ingresar desde Chile a Bolivia, con militares, se detuvo a 31 personas por presuntamente generar violencia y romper la cuarentena. Seis de ellas ya fueron condenadas.

Unas 300 personas que quieren ingresar al país, fueron enviadas a un centro de cuarentena en la ciudad chilena de Iquique.

Comentarios