Escucha esta nota aquí






En Bolivia hay 2.833.100 niños, hasta los 11 años, lo que equivale al 23,9%
de la población boliviana, según las últimas proyecciones del Instituto Nacional de Población y Vivienda (INE).

Si bien en los últimos años, la mortalidad en ese segmento de la población se redujo un 55% y hubo avances en la erradicación del trabajo infantil, la pandemia ha provocado que la infancia sea más vulnerable a la violencia y está forzando a que más niños salgan a trabajar para ayudar al sustento de sus familias, afectadas por el desempleo, por la pérdida de los progenitores y otros factores.

A propósito del Día del Niño Boliviano, que se celebra cada 12 de abril, Plan Internacional Bolivia divulgó un documento para reflexionar sobre la violencia contra la niñez, la cual afecta mayormente a las niñas y aumentó durante la pandemia.

Según datos proporcionados por Plan Internacional, en base a las estadísticas de la Fiscalía General del Estado, en Bolivia solo en el primer trimestre de 2021 se registraron cinco infanticidios y 282 casos de violación a niños, niñas y adolescentes, cifra que es más del doble de casos registrados en el mismo periodo del año pasado.

El documento también señala que el año pasado, se reportaron 51 infanticidios y 108 casos de violación infantil, en medio año.

Asimismo, resalta que a través de una encuesta realizada por Plan International en 2020, se identificó que 44,6 % de las niñas, adolescentes y jóvenes conocieron o vivieron un delito de violencia durante la pandemia; sin embargo, un 91,9% no hizo una denuncia.

El sociólogo Guillermo Dávalos, que forma parte de la plataforma Construyendo Paz, señaló que la violencia hacia los niños se agudizó con la pandemia, porque ahora el único espacio de relacionamiento de niños es la familia. “Hay más violencia intrafamiliar, además de la orfandad y otras formas de abandono, como la falta de comunicación”, sostuvo.

Dávalos enfatiza que es necesario que los distintos niveles de Gobierno inviertan en la niñez. “Para cambiar la realidad es necesario invertir. De nada sirve sacar nuevas leyes si estas no cuentan con recursos para hacerlas efectivas”, sostiene.

Trabajo infantil

Según la Unicef y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el trabajo infantil disminuyó un 38% durante la última década; sin embargo, advierten que a nivel global aún hay 152 millones de niños que trabajan y cuya situación empeoró notablemente por la pandemia.

En Bolivia 739.000 niños y niñas, de entre 5 y 17 años, realizaba alguna actividad laboral o trabajo en 2016, según la encuesta de hogares del INE.

Lidia Mayser, responsable del área de Trabajo Infantil de la Gobernación, cree que esta problemática se se ha profundizado durante la pandemia, a pesar de que muchos padres saben que los niños no deben de trabajar.

Mayser lo observó en visitas que hizo a centros de abastecimiento del Norte Integrado, en el marco de una campaña Libre de Trabajo Infantil y libre de discriminación, pues cuando se consultó a los comerciantes si sabían que los niños no deben de participar en la cadena productiva de los alimentos hasta su comercialización, un 80% respondió que sí.

“Ahora hay más familias empobrecidas y cuando esto sucede, los niños son los más afectados porque se ven expulsados de sus casas para buscar fuentes alternativas de ingreso, lo cual vulnera sus derechos”, dijo Mayser, al agregar que esta situación los pone en un grave riesgo porque los “saca de su entorno protector, que es la familia”.

Otros datos

ESTUDIO Y TRABAJO
De la población de 6 a 19 años que trabaja, 60,1% asiste a la escuela o colegio, siendo las niñas de 6 a 11 años, el segmento poblacional que registra un mayor porcentaje con 91,5%, seguido de los niños de 6 a 11 años con 85,7%, según el censo 2012.

ACCESO A LA SALUD
Datos del censo 2012 revelan que 67,9% de las niñas y niños de 0 a 11 años acude a un establecimiento de salud público cuando presenta problemas de salud.




Comentarios