Escucha esta nota aquí

Rosario Baptista, vocal del Tribunal Supremo Electoral (TSE), mandó una nueva carta al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, en la que “hace precisiones" de un primer mensaje y establece que no cuestionó los resultados de las elecciones generales del 18 de octubre. La autoridad dijo que buscó incrementar la confiabilidad del sistema electoral boliviano y que no debe haber dudas sobre los comicios subnacionales que se avecinan.

"La solicitud presentada a su institución no cuestiona específicamente el resultado del proceso electoral del 18 de octubre de 2020. Más bien, cumple el propósito de avanzar hacia la consolidación de nuestro sistema democrático y recuperar la confianza de los bolivianos en sus instituciones", dice parte de la carta -fecha el 6 de noviembre de esta gestión- que envió la vocal Baptista y que la publicó el portal Brújula Digital.

En un segundo punto, la vocal aseguró que el motivo de su misiva fue "incrementar" la confianza del sistema electoral boliviano y que utilizó la Cancillería del Estado como el "conducto regular" para hacer la carta al secretario de la OEA. Además, Baptista recalcó que no debe haber dudas sobre el proceso electoral subnacional que se avecina por la "integridad del sistema electoral".

Ayer, se conoció que la vocal Baptista envió una carta a Luis Almagro con el fin de solicitar una auditoría a las elecciones generales del 18 de octubre, debido a que hubo una supuesta detección de servidores alternos desconocidos usados en el proceso. "Investigue la posible existencia de un bloque de data alterno, técnicamente reservado, con acceso privilegiado restringido y secreto, fuera del alcance de quienes hasta ahora verificaron la integridad de este padrón", dice parte de esa misiva.

De inmediato salió el presidente del TSE, Salvador Romero, quien calificó de "fantasiosas" las razones expuestas por la vocal Baptista y ratificó la validez de los resultados de las elecciones del 18 de octubre.