Escucha esta nota aquí

"El país tiene sus tiempos y sus ritmos. Eso hay que respetar y se debe saber dimensionar los cargos: una gobernación no le impone la agenda al gobierno nacional", fue la palabra del vocero presidencial, Jorge Richter, en referencia a los pedidos del nuevo gobernador cruceño, Luis Fernando Camacho. Argumentó que hay una crisis económica y sanitaria por encima.

Y es que la máxima autoridad cruceña reclama un tema de larga data, que hasta la fecha fue abordado por el Gobierno central, como el pacto fiscal y el censo, a lo que sumó también la necesidad de impulsar el federalismo en un futuro como tema de interés general.

"El censo inmediato para concretar el pacto fiscal, las competencias y los recursos que necesitamos tener como departamento, además del planteamiento inicial que es la crisis sanitaria y económica", apuntó Camacho como sus prioridades, señalando también que el censo daría mejores luces para generar políticas adecuadas y condiciones para la gente que migra hasta el departamento cruceño en busca de mejores días.

La búsqueda de acercamiento con el Gobierno central no es un asunto que solo emerge desde Santa Cruz, es la misma postura que han mostrado otras nuevas autoridades del interior del país, quienes también piden abordar la crisis sanitaria del Covid-19 (incluida la vacunación) y el problema económico.

Camacho sostuvo qu se ha coordinado con los alcaldes de Santa Cruz, ya que no se enfoca solo en la redistribución de recursos, sino en contar con condiciones para la población y las universidades públicas.

Sin embargo, Richter expuso que el Gobierno central está abierto al diálogo con los gobiernos subnacionales y se va a coordinar no solo asuntos de salud y economía, sino también otros referidos a asuntos legales y de infraestructura.

Asimismo, el vocero presidencial apuntó que las autoridades son nuevas y no se puede hablar de una cercanía o distanciamiento con el gobierno de Arce. "Recién tomaron posesión de sus despachos. Las dinámicas de trabajo y coordinación se observarán en las siguientes semanas. El Gobierno tiene una visión clara de construir en base a diálogo y complementariedades y se trabajará de forma consensuada y coordinada en el tema de la pandemia y esperamos que haya reciprocidad", apuntó Richter en entrevista con Unitel.

Respecto al censo, el vocero presidencial fue claro y manifestó que este se realiza cada 10 años, por lo que se tendría que llevar adelante en 2022 y que no es una cuestión regional, al igual que abordar asuntos como el federalismo, que se enfoca en la modificación de la organización política del país.

Richter apuntó que el Gobierno tomaría una posición cuando sea pertinente hablar y debatir este asunto y afirmó que no se puede abordar el pacto fiscal con una crisis económica, política y sanitaria encima. "Los temas no los impone un gobernador", sentenció.

Este miércoles el Gobierno nacional también anunció que habrá coordinación con las nuevas autoridades posesionadas, sean del MAS o de otro partido, y que se definirá en los próximos días si se organiza una reunión con el presidente Luis Arce, como lo solicitan algunos gobernadores y alcaldes recién posesionados.

“Aplaudimos que el presidente (Luis Arce) tenga esa voluntad para que podamos, todos de la misma manera, tener esa posibilidad de coordinación para darle al pueblo boliviano una respuesta a sus necesidades”, sostuvo Camacho respecto a este probable acercamiento con el gobierno central.

Comentarios