Escucha esta nota aquí

Waldo Albarracín, exdefensor del Pueblo y exrector de la UMSA, ya recibió el alta médica y casi vence el Covid-19. Aún restan algunas pruebas para comprobar que ya no tiene el virus en su organismo, pero mientras tanto, permanece bajo rigurosos controles en su domicilio.

Franco, uno de sus hijos, contó a EL DEBER que el integrante del Conade aún presenta secuelas en sus pulmones, por lo que los médicos que lo trataron le recomendaron aún no retomar sus actividades de forma normal.

A mediados de julio se confirmó que Waldo Albarracín y su familia resultaron contagiados con coronavirus y después su cuadro se complicó debido a una neumonía bilateral que lo obligó a requerir la donación de plasma hiperinmune.

Cinco de los seis integrantes de su familia resultaron infectados. Actualmente, todos los hijos, su esposa y él ya casi vencieron la enfermedad, solo tienen algunos malestares colaterales, pero están en plena recuperación.

El hijo del activista de los derechos humanos agradeció mucho a la población por la preocupación que expresaron por la salud de su padre. “Seguimos recibiendo llamadas de todas partes de país, de gente que quiere donar plasma hiperinmune, incluso ahora que mi papá ya recibió el alta. Muchas gracias a todos”, manifestó.