Escucha esta nota aquí

Gabriela Zapata Montaño salió a las 15:15 de ayer del penal de Miraflores, en La Paz. El juez cuarto de ejecución penal Abraham Aguirre Romero emitió un mandamiento de “libertad condicional” a favor de la exnovia de Evo Morales.

La exgerente de la empresa china CAMC debía cumplir una condena de 10 años hasta el 26 de febrero de 2026; sin embargo, entregó cinco requisitos para acogerse al beneficio de acortar su reclusión. Estuvo privada de libertad durante cinco años y nueve meses.

En la misma jornada, la Fiscalía presentó acusación por la vía ordinaria contra la expresidenta Jeanine Áñez.

Zapata fue condenada por los delitos de falsedad ideológica, uso de instrumento falsificado, contribuciones y ventajas ilegítimas, legitimación de ganancias ilícitas, uso indebido de bienes y servicios públicos y asociación delictuosa, en un proceso que según el mandamiento judicial ya feneció.

Zapata fue condenada por un tráfico de influencias entre la empresa china CAMC Engineering Co, de la que era gerente comercial, y el Gobierno, debido a la adjudicación de al menos siete proyectos, seis de ellos vía invitación directa y solo uno mediante licitación. Los contratos fueron por más de $us 500 millones.

El expresidente no negó la relación sentimental con Zapata, quien se movía en el mundo empresarial privado y diplomático exhibiendo una relación con el Estado desde la Unidad de Gestión Social, oficina que depende del Ministerio de la Presidencia y que antes era conocida como el despacho de la Primera Dama. La directora de esa unidad en ese entonces, Cristina Choque, también fue condenada a cuatro años de cárcel por este caso.

“El caso es de un proceso penal que le han seguido a una interna en el cual tiene una condena de 10 años. Ha tramitado libertad condicional cumpliendo los requisitos, entonces se emitió la resolución correspondiente y también el mandamiento de libertad condicional. El mandamiento no es de libertad inmediata, es un mandamiento de libertad condicional”, explicó el juez Aguirre.

Zapata presentó cinco requisitos para acortar su condena. Según el juez Aguirre, la exnovia de Morales cumplió la clasificación en el cuarto periodo del sistema progresivo para su reinserción social, dos terceras partes de la condena, vocación para el trabajo y estudio, domicilio de residencia y buena conducta en el último año de su presidio. El juez dijo que la decisión se la tomó el 26 de noviembre y que ayer fue ejecutada.

La decisión judicial tuvo repercusiones. El gobernador cruceño, Luis Fernando Camacho, escribió en Twitter: “A nadie le queda dudas de que la marcha por la patria del masismo fue, en realidad, una maniobra de masas para reposicionar a Evo y al evismo. Por lo pronto, como primer efecto de la “gran marcha” tenemos que Gabriela Zapata sale libre de la cárcel. ¡Qué grande es el amor!”.

Además, la diputada Luisa Nayar, de CC, cuestionó la decisión judicial a favor de Zapata y la vinculó con la imputación formal por la vía ordinaria contra la expresidenta Jeanine Áñez. “El mismo día que dejan en libertad a Gabriela Zapata, imputan formalmente a la expresidenta Jeanine Áñez. Tenemos un Órgano Judicial y un Ministerio Público que actúan con servilismo y sometimiento a Evo Morales y al MAS. ¡Urge la reforma de la justicia ya!”, escribió la legisladora en sus redes.

Jeanine Áñez

El Ministerio Público presentó ayer una acusación formal contra Jeanine Áñez y los exjefes militares que habían sido designados por ella y durante el gobierno de Evo Morales. El requerimiento fue presentado por la vía ordinaria y no reconoce legalmente a la gestión de la expresidenta.

La acusación que se presentó es por los delitos de resoluciones contrarias a la Constitución y a la leyes e incumplimiento de deberes que Áñez pudo cometer cuando asumió la presidencia tras la renuncia de Morales a la Presidencia en la crisis de 2019.

Al respecto, el diputado Juanito Angulo, del Movimiento Al Socialismo (MAS), cuestionó a la oposición por vincular a la marcha del oficialismo que llegó ayer a La Paz con las decisiones de la justicia en el caso de Zapata y Áñez. “Tratan de ocultar el multitudinario apoyo que tiene el MAS en el país. Lo de la señora Zapata es una decisión de la justicia, lo mismo que de la señora Áñez”, dijo el legislador.

Zapata tenía dos procesos en la justicia. Al vinculado con la china CAMC el propio Evo Morales la demandó por trata y tráfico y personas por presentar un niño que no era de ambos. Según el abogado Jorge Tamayo, que defendió a Zapata, ese caso ni siquiera ingresó a la etapa de juicio.

En este proceso la Fiscalía retiró la acusación fiscal y el caso se congeló. “Ella (Zapata) tiene dos detenciones preventivas. Este es el tema de legitimación y hay todavía pendiente el tema de trata de seres humanos que no ha entrado a juicio”, explicó Tamayo.

Comentarios