Escucha esta nota aquí

Mañana es la cena Pan y Vino, organizada por el Voluntariado de Cerniquem a beneficio del Centro de Rehabilitación de Niños Quemados. Será en el gran salón del hotel Los Tajibos, a las 20:00 y contará con el apoyo del Comité de damas del Rotary Club Santa Cruz y de la Arquidiócesis de Santa Cruz de la Sierra. Se esperan a 850 personas.

Cerniquem es un centro innovador, especializado en la prevención y atención integral a pacientes con secuelas de quemaduras, sin costo para las familias, reconstruyendo sueños y mejorando la vida de las personas, reinsertándolas a la sociedad con dignidad.

Es el único centro para rehabilitación de quemados en el país. Una institución sin fines de lucro de carácter social que fue creada en el año 2005, para hacer realidad y llevar adelante un proyecto del Rotary Club Santa Cruz de la Sierra, con el fundamental apoyo del Comité de Damas Rotarias.

Desde el mismo momento en que se concretó la obra, nació el voluntariado, hoy con 13 años al servicio de los más necesitados. Hasta la fecha el centro ha atendido a más de 3.360 pacientes pacientes que inician tratamientos de rehabilitación y aproximadamente un flujo de 250 pacientes nuevos por año.

La realidad del paciente quemado lamentablemente está en relación al nivel socio económico. Generalmente son personas de escasos recursos los que sufren este tipo de lesiones, en la institución no se realiza ningún tipo de distinción son atendidos de manera oportuna y desprendidamente a todos los pacientes que así lo requieren.

Por ello, y para seguir cumpliendo con esta noble labor las damas del voluntariado nos visitaron para hacer conocer esta gran cruzada.

Actividades del centro

Prevención. Con el fin de disminuir las lesiones de quemaduras es indispensable realizar actividades de prevención en forma anual, tanto en colegios fiscales, como de convenio, actividad que al centro le significa un costo de materiales (equipos multimedia, imprenta, material de escritorio y capacitaciones a monitores).

Rehabilitación. Dependiendo la edad del paciente quemado, este requiere de diversas actividades, como ser: atención médica periódica, fisioterapia especializada, prendas compresivas específicas y a medida, atención sicológica y terapia ocupacional.

Taller de prendas. Cerniquem es el único Centro en Bolivia que cuenta con su propio taller de costura industrial para la realización de prendas elásticas compresivas adecuadas para cada paciente que ha sufrido una lesión por quemadura. Este taller, permite además la confección de prendas de excelente calidad y a medida, las mismas que si serían importadas llegarían a tener un costo muy elevado y poco accesible para los pacientes.

Terapia ocupacional. Principalmente, se confeccionan férulas y órtesis específicas para los pacientes que así lo requieran, además, de enseñar manualidades como ser pinturas, macramé, etc. para que en forma lúdica ejerciten las manos y recobren las destrezas perdidas. Es el espacio físico en el cual se desarrollan actividades programadas para la rehabilitación Integral del paciente quemado, donde se puede compartir experiencias que fortalecen los lazos familiares y que aporta conocimientos nuevos a padres de familia que recién se integraron a dicha terapia.

Apoyo sicológico. La quemadura genera una respuesta emocional intensa: shock, negación, confusión, temor, irritabilidad, excitabilidad y fisiológicamente alteración del ritmo cardíaco, de la respiración y sudoración. Posteriormente, surgen trastornos de sueño, tristeza, ansiedad y recuerdos intrusivos y recurrentes del evento.

La contención emocional, la calidad de la información y la relación con el equipo de salud es esencial para superar estos síntomas, además, el especialista de salud mental puede apoyar la elaboración del evento traumático y canalizar la expresión modulada de emociones.

La realidad es triste

En la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, aproximadamente 22.399 niños y jóvenes, anualmente sufren quemaduras, de los cuales 5.151 son menores de 15 años que presentan lesiones moderadas y, de estos 1.545 son niños que sufren quemaduras graves y deben internarse en un centro especializado (hospital de Niños Dr. Mario Ortiz Suárez).

Todos estos niños que se hospitalizan posteriormente requieren recibir atención en Cerniquem debido a que es el único centro que brinda atención integral en rehabilitación al paciente quemado.

Sin embargo, de estos 1.545 pacientes que se atienden en el hospital de Niños anualmente, solo 250, acuden a Cerniquem a completar su rehabilitación, muchos de ellos de manera tardía por la falta de recursos económicos y desconocimiento que el proceso de recuperación de una quemadura grave oscila por lo menos entre 18 a 24 meses.

La meta de la Fundación Cerniquem es poder brindar atención a todos los que han sufrido lesiones por quemadura, sin ninguna barrera que impida su tratamiento para la familia.

Necesitan ayuda

Durante este año, se realizó una encuesta a los familiares que acuden a Cerniquem, donde se obtuvo el siguiente resultado; el 62,4% de los pacientes que acuden al centro no pueden cumplir con el tratamiento indicado de forma correcta debido a que las familias son de muy escasos recursos y no pueden costear el tratamiento, que en su gran mayoría son largos y morosos, y todo lo que esto implica (pasajes, cremas, prendas compresivas, etc.) es por eso que la Fundación requiere contar con el apoyo de instituciones públicas y empresas privadas que puedan apoyar el tratamiento de estos niños y así lograr su rehabilitación completa y su reinserción en la sociedad de la mejor manera. Cabe hacer notar que Cerniquen actualmente no cuenta con el apoyo de ningún nivel gubernamental.

Por ello, el voluntariado realiza muchas actividades, pero la principal es la cena Pan y Vino.

Tags

Comentarios