Escucha esta nota aquí

Hoy nos toca a todos momentos difíciles, la opción de quedar en casa en defensa de la salud, sella profundamente la figura de protección y autoridad, y un ejemplo de cuidado que se comparte en nuestros hogares. ¿Cómo compartir en familia? Tenemos que observar cuáles son los antojos de cada uno que conforma nuestro grupo familiar, como para poder detectar qué les hace felices. Esto también les da una pista para que seamos más comunicativos en cuanto a sus sueños y necesidades, buscando hacerle frente a la situación de preocupación que hay aquí y en todo el mundo, tomando en consideración la necesidad de promover más diálogos y acciones de sana convivencia.


Hoy es la oportunidad de dar más y ser más emocionales que materiales, puesto que se avecina un tiempo nuevo, la valoración de la felicidad.


Estas son las recomendaciones y pautas de Milka Costas, maestra Feng Shui-Reiki y Toni Gálvez, experto en Astrología y Bioenergética: Mira cómo podemos compartir más en familia, sembrando además buenas vibras y optimismo:


Música.

Pueden hacer una selección de canciones que siempre han disfrutado en la radio del auto. El caso es compartir en familia recordando sus mejores momentos y las anécdotas del día a día.


Cápsulas del tiempo.

La fotografía tiene esa cualidad, congela los momentos más felices en una imagen que se vuelve inolvidable. Arma un álbum de fotos digitales para hacer un collage. También pueden hacerse una sesión de fotos y videos reinventado sus rutinas del grupo familiar durante los días de encierro voluntario. Buscá en los cajones las fotos de infancia en el colegio, las salidas con la familia. Hasta renovar los portarretratos para regalar a las abuelitas, tías y amigas de toda la vida.


Actividades recreativas y deportivas.

Organizá campeonatos con tus hijos y tu pareja. Juegos de mesa digital, tenis (usando la mesa del comedor o del patio), para los futbolistas una competencia de técnicas con la pelota, para los artistas de la casa acomodar un área de pintura en tela, papel, cartón, etc. Hasta planificá horas de baile y zumba, pueden crear rutinas de ejercicios, todo eso con el propósito de fortalecer los puntos de encuentro entre los miembros de la casa.


Proyectos y sueños.

¿Te has puesto a pensar que no compartís a tu pareja y a tus hijos sobre tus sueños aún incumplidos? ¡Incluso tal vez nunca se lo comentaste! Buscá un momento de reflexión junto a ellos para ver hasta qué punto, tenés el poder de actuar para cumplir sus deseos postergados. Tiempo compartido Sobre todo, para las abuelitas, el mejor regalo es estar juntos con sus hijos y nietos, siquiera por el celular, a través de los videos, en el caso de aquellos que viven en casas diferentes. Aprovechen para disfrutar un tiempo especial; escucharlas, aunque cuenten la misma historia mil veces, disfrutalas con el mismo entusiasmo de la primera vez. El tiempo y la paciencia son la dupla del amor para convivir sanamente en familia.


¿Cómo atraer buenas vibras?

Abundancia, para poner en práctica la metafísica en tu vida, tenés bastante tiempo para escribir tus propios cheques de la abundancia. Todos pueden dibujar sus cheques, pero solo durante las primeras 24 horas de todas las lunas nuevas (observar las fechas en el calendario, a continuación). Una vez rellenado, se debe guardar en la billetera o en un lugar secretito y dejar que actúe en la sagrada ley de la sincronía con el Universo. Guardalo en tu cajita de recuerdos y ¡esperá la abundancia de las buenas vibras!.


Puertas y ventanas, son lugares que conectan al hogar con el exterior. Por lo tanto, pueden ingresar las malas vibras o escaparse las buenas. Para evitar que esto ocurra, es bueno limpiar estas aberturas una vez por semana. Seguir estos pasos: mezclá la misma cantidad de agua, vinagre blanco y jugo de limón, sumergir piedras de cuarzo blanco, dejar reposar durante la noche a la luz de la luna nueva, desechar el líquido y colocar las piedras en todas las aberturas del hogar. Abrir las ventanas al menos una vez al día para renovar el aire y permitir que entre aire fresco y luz natural.


Limpieza con sal, mezclar seis cucharadas de sal gruesa de mar con bastante agua. Es un excelente limpiador para deshacerte de la mala energía en el hogar y hacer que la energía positiva fluya. Pasar un trapo a los pisos. En caso de tener alfombra, podés esparcir un poco de sal en ella dejarla actuar por una hora y luego barrer o pasar la aspiradora. Otra manera: colocar sal en pequeños paires en los rincones de la casa. Cambiar los paires cada dos meses.


Aceites esenciales, ayudan a purificar toda tu casa y sus rincones (incluso adentro de roperos y por debajo de la cama). Para hacer de esta una limpieza más natural, podés hacer un aromatizador casero: cortar en pedacitos las cáscaras de naranja, limón o mandarina, ponerlas en un plato de barro y agregar pedacitos de carbón, prender el carbón y con su humareda ‘limpiar’ todo el hogar de adentro hacia afuera.


Cactus = buenas energías, al igual que muchas otras plantas, son atrayentes de las buenas energías. Absorben las ondas electromagnéticas de los electrodomésticos y aparatos electrónicos. Además, son plantas muy hermosas y tienen fama de alejar la envidia y las personas mal intencionadas.

Comentarios