Escucha esta nota aquí

Por Patricia Roca Áñez, comunicadora social

Este año, otra vez viviremos una Pascua diferente. Hoy te invitamos a celebrar y vivir jornadas de oración en la intimidad de la familia.

En Semana Santa se conmemora los últimos momentos de la vida de Jesús, mañana, en Jueves Santo será la Última Cena, el Viernes Santo recordaremos la Crucifixión, el Sábado Santo el día del duelo y el Domingo de Pascua celebraremos la Resurrección. Basándose siempre en el relato evangélico, cada país ha ido construyendo un conjunto propio de celebraciones. La finalidad es rememorar la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazareth.

Triduo Pascual

Es el momento más importante de la Semana Santa comprende los tres días Santos, Jueves, Viernes y Sábado hasta la madrugada, cuando se realiza la Vigilia Pascual en víspera del Domingo de Pascua, con el fin de revivir la alegría por la Resurrección de Jesucristo. Lo más importante es recordar que Jesús en su pasión y muerte nos eximió de culpa y nos dio la Gloria de Dios y la vida por medio de su resurrección.

Jueves Santo

El primer día del Triduo Pascual se celebra la misa vespertina de la Última Cena del Señor (podemos seguirla por Facebook y las redes de la Iglesia) en ella se recuerda a Jesús con sus discípulos y se expresa el amor incondicional de Dios. También se recuerda la agonía y oración de Jesús en Getsemaní, en el Jardín de Los Olivos, la traición de Judas y el arresto de Jesús. Orar en casa: como no tendremos procesiones, leamos en familia pasajes Bíblicos, compartamos una cena frugal y luego una hora de adoración para acompañar a Jesús en su agonía. Pasajes bíblicos: Lucas, 22: 19-20; Marcos 14, 16-26; Juan 13, 1-17; Marcos 14,32-52.

Viernes Santo

Un día de ayuno y abstinencia en el que se recuerda la pasión y muerte de Jesús Crucificado. Es un día de duelo en las iglesias, las imágenes —principalmente el crucifijo— se cubren con tela morada, en señal de la ausencia de Jesús. Orar en casa y meditar sobre las 7 palabras de Jesús que pronunció en la cruz, se reflexiona sobre el significado que tienen y en qué forma se adaptan a las diferentes situaciones de nuestra vida. Podemos rezar el Vía Crucis, el Camino a la Cruz. Con este rezo, se acompaña a Jesús en sus horas finales, mientras se repasan los catorce momentos (o catorce estaciones), desde su condena hasta su muerte y sepultura. O, rezar el Credo, a las tres de la tarde.

Sábado Santo

Día de duelo, no se realiza ninguna misa, recordamos la muerte de Jesús. Una jornada de silencio, luto, y reflexión, así como lo hicieron en el sepulcro María y los discípulos. En la madrugada del domingo se realiza la Vigilia Pascual para conmemorar la alegría de la Resurrección de Jesús o Domingo de Resurrección y se enciende el Cirio Pascual. Orar en casa una cita bíblica del Antiguo Testamento y otra del Nuevo Testamento para meditar en familia.

Domingo de Resurrección

El día de gran importancia para los cristianos. La Resurrección de Jesús es la acción mediante la cual creemos que Jesús de Nazaret vuelve a la vida de entre los muertos, tres días después de haber sido crucificado y sepultado. Altar en casa: colocar el cirio pascual con una cruz en el centro, con flores que representan la vida y la alegría por la nueva vida que él nos trae, y celebrar la luz, nos evoca la idea de que la Pascua es el regreso de la luz para todos. Por ello, se recurre no solo a cirios sino a colores claros, alegres y festivos. ¡Porque Jesús es vida!


Comentarios