Escucha esta nota aquí

Corrientemente, la celulitis suele tratarse por motivos estéticos, pero en muchos casos la molestia se torna en una enfermedad dolorosa e, incluso, puede incapacitarte. En casos más avanzados se muestran trastornos como dolores de cabeza, depresión, baja autoestima, hipersensibilidad, artritis, flacidez, edemas, varices, estrías y piernas cansadas. 

La celulitis es una enfermedad: Las células grasas que existen bajo la piel llamados adipocitos, dejan de realizar su función de transformar las grasas y los azúcares en energía para atender nuestras necesidades energéticas. Si se da un desequilibrio hormonal, los adipocitos, normalmente reciben algunas hormonas, que cuando cesa o disminuye su producción se atrofian. Se almacenan las grasas, se retienen líquidos, se hinchan y esto produce una mala circulación de sangre y un endurecimiento de los tejidos que da lugar a la celulitis. 

Piel de naranja: Se produce cuando aumenta el número y el volumen de los adipocitos (células grasas), que se agrupan en nódulos que comprimen los vasos sanguíneos y linfáticos impidiendo que se eliminen las toxinas y desechos. Generalmente se sitúa en zonas muy específicas del cuerpo como caderas, glúteos, vientre, muslos, rodillas y tobillos y otros. 

Afecta también a las delgadas: La celulitis no tiene relación directa con la obesidad o el sobrepeso. Pero si puede relacionarse con las variaciones del peso corporal, los factores hereditarios, la circulación sanguínea, la incorrecta alimentación la vida sedentaria entre otras causas. Es por eso que no solo afecta a mujeres con exceso de peso, sino también a las delgadas.

¿Es bueno el masaje?: Puede ayudar la estimulación de los tejidos alrededor de la formación de celulitis, estimulando la circulación sanguínea y las funciones linfáticas. Mejor aún si se completan con gimnasia y una alimentación balanceada. 

Alimentos versus celulitis: Es ideal consumir alimentos que favorecen la actividad de los riñones y la depuración del organismo. Es importante beber al menos un litro y medio de agua por día. Evitar las comidas que contengan grasas animales (mantequilla, los embutidos, la carne de cerdo). Sobre todo, reducir el consumo de sal ya que favorece la retención de líquidos. En general, los cítricos son muy adecuados porque depuran el organismo. Se deben incluir en la dieta mucha fibra, como los legumbres, frutas y verduras, cereales integrales, porque combaten el estreñimiento y son ricos en potasio y pobres en sodio. 

Más verduras y hortalizas: Deben ser la base de una buena alimentación para evitar la celulitis. La falta de hierro favorece la aparición de celulitis y dificulta su eliminación. Y este es un error que suelen cometer muchas jóvenes cuando con ánimo de adelgazar restringen sus alimentos y reducen drásticamente la ingesta de alimentos ricos en hierro.

MENOS AZÚCARES Y GRASAS 

• Como los postres, dulces y el azúcar blanco. 

• No conviene abusar de la fruta, porque se transforman fácilmente en grasas y pasan a engrosar la celulitis. 

• Las grasas saturadas, grasas de origen animal (carnes gordas, de cerdo, de pato, piel de pollo), frituras con aceite o manteca (es casi lo mismo). Alimentos refinados sin fibra, harinas, masas, tortas, golosinas, alcohol, cerveza, embutidos y ahumados. 

CAUSAS DE LA CELULITIS 

• Ciertas etapas de la vida, como la pubertad o el embarazo, y el uso de anticonceptivos suponen un exceso de estrógenos. 

• El estreñimiento, los problemas hepáticos y una mala circulación sanguínea, porque la celulitis se instala con más facilidad sobre tejidos poco irrigados. 

• Las dificultades digestivas, reducen la oxigenación de las células y la sangre se saturan de materiales de desecho difíciles de expulsar y favorecen el depósito de toxinas. 

• La mala alimentación, la falta de los nutrientes básicos para la formación adecuada los tejidos y nuestro estilo de vida. 

• La ropa ajustada, las posturas prolongadas de pie o sentadas también dificultan la circulación.

Comentarios