Escucha esta nota aquí

En Santa Cruz y sus provincias aman las tradiciones, la hora del té, o el café de la siesta, más propiamente dicho, es una costumbre donde todos aprovechamos para disfrutar de cada uno de los clásicos horneados de la gastronomía camba, como el cuñapé, pan de arroz, rosca, sonso, pan con harina y queso, abizcochados, tamales a la olla y al horno, ¿quién no ama estas delicias?

Sin embargo, sabemos que son preparadas con mucha manteca y azúcar, e incluso algunos son fritos. Es por eso que en esta oportunidad hablaremos de cómo incluirlos en nuestra dieta cambiando un poco las recetas tradicionales.


Control en los antojos

La nutricionista Marcia Llobet remarca que debemos controlar las cantidades, eso varía según el requerimiento de cada persona. Cuando salgás con las amigas a tomar un cafecito o te reunís para algún cumpleaños, comé con medida disfruta de tu típico horneado e intenta evitar los fritos.


Hacerlos en casa

Todos aprovechamos para disfrutar de los clásicos horneados y la cuarentena ha puesto a muchos manos a la obra para prepararlos buscando las recetas de las abuelas o yendo a los tutoriales de YouTube.

Muchas de esas recetas son grasas, siendo que lo ideal es hacerlas en una versión un poco más saludable, incluso se pueden adaptar las recetas caseras cambiando algunos ingredientes como, por ejemplo:

• Cambiar la manteca por aceite de coco o de oliva

• Preferir queso ricota fresco

• Agregarle más fibra como linaza molida.


Menos harinas refinadas más saludables

Lo bueno de los horneados es que se usa almidón de yuca, harina de arroz y harina de maíz, estos alimentos son aptos para personas con intolerancia al gluten así que son una opción para sus meriendas evitando harinas refinadas, frituras, grasas como la manteca. Todas las recetas se pueden disminuir por lo menos en uno de sus ingredientes.

Para bajar las calorías se torna importante disminuir las cantidades de grasa y azúcar.


Al horno reduce las calorías 

Preparar las masitas al horno, como las empanadas de queso, pollo y charque, es una opción ideal para evitar las frituras y así también reducir las calorías. Preparamos una receta igual de crujiente, sin ir más lejos, logramos un acabado similar al de la sartén, pero con menos calorías que aporta la fritura. Lo principal es poder seguir disfrutando de los horneados tradicionales de la gastronomía camba que son una costumbre de siempre en Santa Cruz, pero sin olvidar que sea lo más saludable posible con más fibras (harina integral, maíz, avena, semillas). Todo está permitido ¡sin excederse en las cantidades!


Marcia Llobet

marciallobets@gmail.com

Facebook: nutricionista-marciallobet

Instagram: nuticionista.marciallobet

Comentarios