Escucha esta nota aquí

La nutricionista Rita Medina indica que existen una serie de factores que hacen que seamos más sensibles a las enfermedades respiratorias durante la época invernal. Por ejemplo, tenemos mayor tendencia a estar en habitaciones cerradas por lo que se puede aumentar la posibilidad de transmisión viral. Algunas investigaciones sugieren que las bajas temperaturas y la humedad pueden influir también en la transmisión de virus.

La mejor defensa contra los virus

Hoy en día, la mejor defensa sigue siendo la misma de siempre: evitar el contagio. La prevención a través de la higiene es fundamental: lavarse las manos con frecuencia, utilizar desinfectantes antimicrobianos, ventilar los espacios cerrados, etc. Seguir una dieta equilibrada, ingiriendo mayor cantidad de verduras y frutas, ayuda a evitar el contagio y, en caso de infección, disminuye el riesgo de complicaciones asociadas a los procesos respiratorios.

En temporada de frío más sopa, ¿por qué?

La sopa es un caldo alimenticio, a la cual se van añadiendo diversos ingredientes durante un proceso de cocción. Provee sales minerales, agua para la hidratación del cuerpo y las vitaminas propias de las verduras.

Cuidado con la cocción

Adorada por unos y aborrecida por otros, la sopa es uno de los platos tradicionales de la cocina criolla. Y como tal, son muchos los mitos que se tejen en torno a esta mezcla de agua con varios ingredientes que cocinamos y sazonamos. Sin embargo, la cocción prolongada y las altas temperaturas hacen que los ingredientes de la sopa pierdan sus propiedades. De ahí que sea recomendable consumir los vegetales crudos o al vapor (cocinados por no más de cinco minutos) en lugar de hervirlos durante horas. O colocar los vegetales en el último hervor antes de retirarla.

Sopa de pollo rica y medicinal

Es interesante considerar que la sopa de pollo casera, con arroz o verduras, basada en las recetas de la abuela, tiene propiedades medicinales y además ayuda a combatir las dolencias pulmonares. Este remedio casero tan presente en la cultura popular ahora ha sido confirmado por un equipo de científicos de la Universidad de Nebraska de Estados Unidos. Aseguran que los ingredientes de la sopa de pollo, la cebolla, las zanahorias, el perejil, el apio y el pollo tienen propiedades antiinflamatorias. Esto explica por qué se ha utilizado para calmar la tos o aliviar la congestión de las vías respiratorias; además, las vitaminas ayudan en su poder curativo y en la sensación de bienestar que proporciona.

Rita Medina

ritamedina@gmail.com


Comentarios