Escucha esta nota aquí

¿Te ha pasado que estás leyendo un libro, has avanzado tres páginas y no te acordás de nada? ¿Te ha pasado que estás en una conferencia y de pronto estás pensando en el almuerzo, en recoger a los chicos y no supiste de lo que habló el expositor? Entonces necesitas “estar más atenta”, en otras palabras, mejorar el proceso de atención.


Así nos alerta la psicopedagoga, Debbie Cronembold: “Primero hay que entender que la atención es un proceso superior neurocognitivo, que nos prepara y activa para recibir información. Selecciona a lo que va atender. Y nos permite controlar nuestras acciones hacia un objetivo.

Por ello, tener la capacidad de una buena atención, depende de otros procesos mentales superiores muy importantes, como la percepción y la memoria”.


Para entender

Unos de los neurocientíficos destacados en Sudamérica, es el argentino Facundo Manes, que dice que la atención es un recurso de duración limitada, los periodos de atención son cortos, 10 minutos aproximadamente, y que podemos ‘entrenar el cerebro’ para mejorar la atención. Otros de los grandes descubrimientos de la neurociencia, es que la meditación es una actividad que modifica la estructura fisiológica y funcional del cerebro, principalmente el área relacionada con la atención, de ahí derivan programas específicos de mindfulness o atención plena, para mejorar la atención.


Sugerencias

Cronembold indica que la alimentación debe ser rica en Omega 3, que incluya frutos secos, aceite de oliva, aceite y carne de pescado. El descanso adecuado es dormir temprano y despertar temprano, cerrar los ojos entre seis y ocho horas diarias. Hay que realizar algún deporte, preferible de equipo. Establecer hábitos y rutinas de tareas, responsabilidades y descanso en la casa, controlando el tiempo. Y sobre todo, tener programas específicos de intervención, si tenés un niño que tiene diagnóstico de Déficit de Atención. Si la falta de atención está causando dificultades en el ámbito escolar, familiar y social, es momento de consultar con una profesional en el tema, como la psicopedagoga.

¿Cómo funciona la atención?

1. A través de sentidos percibimos la información del entorno: al mirar, escuchar, oler, saborear, tocar y sentir.

2. Con el proceso de atención seleccionamos y decidimos que información es importante para crear redes neuronales (aprendizaje nuevo).

3. Y si esa información fue correctamente procesada y conectada, ahí trabaja la memoria eficientemente. Si no hubo una atención consciente, será muy difícil recordar una información, mucho menos consolidar el aprendizaje.

Comentarios