Escucha esta nota aquí

El cuñapé es el rey entre los horneados más tradicionales de la gastronomía del Oriente Boliviano. Su nombre es una fusión de palabras de origen guaraní, cuña (mujer) y pé (chata). Se remonta a los tiempos de las misiones jesuitas de la orden Compañía de Jesús. Según los relatos que se transmiten de generación en generación, a falta de trigo para hornear el pan los sacerdotes enseñaron a moler la yuca para sacar almidón y así preparar un panecillo que llevaba harto queso. Desde entonces se conserva la tradición de cocinarlo en horno de barro.


Por su parte las empanadas de harina de trigo, no se quedan atrás y tienen sus fanáticos, son sencillas de preparar y muy económicas. Aquí van las recetas de estos dos horneaos cruceños.

Si querés más consejos e información sobre estas recetas, consultale a la chef Nicole Wille, que atiende a las lectoras que se inician en la preparación de comidas y postres. Podés hacer contacto a través del celular 756-72722 o escribirle tus dudas al email: [email protected]


Cuñapé


El cuñapé se remonta a la época colonial, es pan de yuca en Ecuador, pan bono en Colombia y pan de queso en Brasil.


Ingredientes: 1 1/2 kilos de queso criollo, 750 gr de almidón, 2 huevos, 2 cucharadas de mantequilla, 1 cucharada de polvo de hornear, 1 cucharadita de sal, 2 cucharaditas de azúcar, 1 taza de leche y si se ve necesario, un poco más.


Preparación: Rallar el queso criollo, a eso añadir el almidón y los demás ingredientes, unir todo hasta quedar una masa no muy blanda. Formar los cuñapeces como bolitas, ponerlos en una lata y hornear a 180 ºC por 15-20 minutos, dependiendo del horno.

Empanadas de queso

Ingredientes: 3 tazas de harina de trigo, 3 cucharadas de manteca de cerdo derretida, 1 cucharadita de polvo de hornear, 1 huevo, sal a gusto, cantidad necesaria de agua para formar masa, 2-3 tazas de queso rallado para el relleno.

Preparación: Sobre un mesón de madera, cernir la harina y el polvo de hornear. Formar una corona, colocar en el centro los demás ingredientes menos el queso, y con el agua necesaria, poco a poco unir la masa. Cortar pequeños trocitos de masa y con el uslero estirarlos bien redondos y delgados. Rellenar con queso rallado, doblar la lámina de masa y cerrar bien dando forma a las empanadas. Freír en aceite caliente. Consejo: al queso rallado agregar un poco de crema de leche para que queden más jugosas y el queso estire mejor.


Comentarios