Escucha esta nota aquí

Satoko Takimoto, a través de las prácticas y pensamientos de su país ayuda en las áreas rurales de los valles cruceños. Y asegura que “no importa lo bueno que sea un sistema de reciclaje, son las personas que lo usan, y la gente que en el día saca su basura lo que hace exitoso”.

Dicen que en Japón los niños son educados con respeto a la limpieza, ¿recuerda cómo fue su infancia con respecto a esto?

En la escuela (en Japón) se aprende que la basura es tu responsabilidad, no hay personas que limpian las aulas, los mismos estudiantes lo hacen, inclusive los baños.

¿En qué momento decidió venir a vivir a Bolivia? ¿Qué la motivó?

En el 2000, participé como voluntaria de JICA para llevar a cabo la cooperación técnica agrícola en la región de los valles de Santa Cruz. Empecé a trabajar en Bolivia con la intención de devolver un poco a los amables bolivianos que conocí y al país, en general. Quería volver a Bolivia y ayudar, y obtuve el apoyo de mi familia y de muchos amigos.

¿Cómo surgió la idea de formar una ONG en Bolivia?

Nuestra organización se llama Difar (Desarrollo Integral de la Familia Rural) y es una ONG registrada legalmente y que opera en este país, que hoy abrazo.

Cada año en Japón, emitimos cuotas de membresía y realizamos actividades para solicitar donaciones tres veces al año, y estamos recaudando dinero para actividades que se pueden llevar a cabo localmente mediante la realización de festivales de música y ventas de artesanías de toda Bolivia.

¿Cuáles fueron las razones para que la ONG Difar enfoque su trabajo en temas de medioambiente?

Al principio, apoyamos la mejora de la nutrición mediante la difusión del huerto familiar, pero mientras criábamos a mis niños en los pueblos, muchas zonas no tenían baños, y al experimentar la situación actual, en la que los niños pequeños se enferman, decidimos construir baños, en la zona de los valles. Hubo mucho apoyo de Japón con respecto a la salud y la higiene de los niños, y pudimos lograrlo con la cooperación de la alcaldía de Comarapa.

¿Si nos puede dar un breve resumen de los proyectos ejecutados en Bolivia? ¿Cuáles los resultados más sobresalientes?

He estado trabajando en proyectos de reciclaje de basura durante más de 10 años, a petición de las ciudades. Japón es un país donde es común separar la basura doméstica y la cantidad de basura se reduce y la carga en el medio ambiente disminuye. La introducción de un nuevo sistema de reciclaje de basura en las ciudades de Comarapa, Vallegrande, y el municipio de Pampa Grande se ha vuelto un programa más sostenible para el manejo de la basura. Cada ciudad con la que he estado involucrada ha sido un buen socio que fue capaz de hacer que los proyectos sean un éxito para reducir la contaminación del medio ambiente. La lección más importante que he aprendido es que inclusive la población del área rural es consciente y puede reciclar la basura.

Un mensaje

Las actividades de las ONGs no son algo que puede ser reconocido, más lo importante es ser útil para la gente local.

Eso es lo que estamos haciendo en los valles cruceños.

Alimentos. Con las productoras de frutillas, de Comarapa

Tags

Comentarios