Escucha esta nota aquí

“Desintoxicar o limpiar el organismo es vital, porque diariamente absorbemos y producimos toxinas. Sepamos detectar los síntomas de sobrecarga tóxica, como el cansancio sin motivo aparente, resfriados que nunca acaban de curarse, estrés o erupciones en la piel”, aconseja la nutricionista Rita Medina.

Alimento vital para el organismo

Podemos destacar la avena, es  de fácil digestión y no produce toxinas, porque cuenta con gran poder suavizante sobre la mucosa gástrica, manteniendo a su vez la capacidad de aumentar el tránsito intestinal, gracias a que contiene fibras tanto insolubles como solubles.

La avena es un diurético natural, ya que ayuda a reducir la acumulación de líquido en el cuerpo, mientras que ayuda a reducir los kilos de más, gracias a que su citada fibra actúa como regulador metabólico. La avena también protege al organismo contra la arteriosclerosis, el infarto y la hipertensión, ya que su ácido linoleico y la fibra hace que el colesterol no pase al intestino. 

El agua es el mejor depurativo

Por ello, para aumentar el efecto desintoxicante de los buenos alimentos beba mucho líquido, por lo menos tres litros al día, empezando por la mañana a primera hora, cuando todavía no se ha ingerido ningún alimento es cuando los órganos depurativos están más activos. Beba entonces un gran vaso de agua templada (si quiere con un poco de zumo de limón) para favorecer la eliminación de los desechos que su organismo ha ido produciendo durante la noche.

Infusiones y jugos

En otro grupo de productos naturales que ayudan al organismo a limpiarse están las plantas diuréticas, laxantes, digestivas y diaforéticas

Las plantas ayudan a la eliminación de toxinas, por ejemplo, el poleo, el boldo, cedrón, pelo de choclo, cola de caballo, alcachofa, los tés de piña y manzana. Estos combinados son muy depurativos y activan las funciones de eliminación del organismo. 

Se preparan en infusión y pueden tomarse 1 o 2 veces al día, mejor antes de las comidas. También un suplemento de suero de leche. Es muy depurativo y a la vez mantendrá sana la flora intestinal, estimula las defensas y evita el riesgo de estreñimiento o diarrea.

Vitaminas contra los radicales libres

Igual de importantes son las vitaminas, en este caso la vitamina C es primordial, porque en el cuerpo, actúa como antioxidante, al ayudar a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres.

Los jugos de frutas impiden la oxidación celular, reduciendo así los efectos del alcohol. También el jugo de tomate está indicado en estos casos.

Tome también vitamina B6 o los alimentos que la contengan, esto frenará los daños al hígado por el exceso de alcohol.

Tomar en cuenta

Excluir de la dieta los alimentos ‘malos’, que causan alergia o intolerancia alimentaria, como la leche y el pan que contiene gluten (la proteína del trigo). Evitar las frituras y comidas grasosas, a excepción del aceite de oliva.

Podemos depurar y desintoxicar el organismo, sin embargo, estos excesos suelen dejar secuelas, aunque se tomen medidas después.

“En conclusión, beber y comer en exceso no es recomendable, deterioran la salud, envejecen y propician la aparición de muchas enfermedades”, finaliza la profesional en nutrición y dietética.

Rita Medina

nutricionista/www.ritamedina.com




Comentarios