Escucha esta nota aquí

Con el invierno llegan la lluvia, la humedad, el frío y el viento, y todos estos elementos tienen un efecto adverso sobre la calidad de la piel. Además, en esta época del año, nos sometemos a muchos cambios de temperatura (a menudo ir de un lugar frío a un ambiente caliente), y comemos peor (preferimos platos calientes y poco saludables, nos engañamos diciendo que las ensaladas son solo para el verano), y de esta manera dejamos nuestros cuerpos sin mecanismos de defensa, lo que disminuye su capacidad de regenerarse.

El aceite de coco orgánico posee casi un 90% de ácidos grasos mono insaturados, es decir, es uno de los pocos aceites de origen vegetal rico en grasas que son buenas para la salud. Las grasas saturadas siempre han sido consideradas nocivas, pero si se trata de un alimento natural como es el aceite de coco orgánico, al contrario, son buenas.

Iniciativas urbanas

Heidi Deneulin es una bioquímica cruceña que extrae artesanalmente el aceite de coco y lo envasa bajo normas de higiene para comercializarlo. “Sus propiedades naturales son perfectas para adelgazar, así como para nutrir e hidratar el cuerpo a través de sus diferentes usos, tanto alimentarios como en belleza”, indica.

Por su parte, Jessica Ortiz Suárez, descubrió las cualidades del coco y creó un emprendimiento llamado Coco Lovers. “El coco es laxante y diurético natural, es antibacteriano y antivírico, fortifica las uñas y cabello, posee propiedades calmantes y regenerativas, además, controla el colesterol alto y el azúcar en la sangre”, explica la empresaria.

Consejo top

En invierno, evitá el uso de agua caliente, ya sea para lavarte las manos, la cara o darte un baño. Las altas temperaturas del agua deshidratan la piel y por tanto suponen una pérdida de lubricación, dejándola seca, sin brillo y con una apariencia poco saludable.

Probá el aceite de coco por la noche y durante el día, para lucir radiante por dentro y por fuera.

Comentarios