Escucha esta nota aquí

En esta edición previa al histórico Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo, compartimos con Fabiola Foronda Enríquez, una de las gerentes que está al frente de la multinacional Nestlé en Bolivia, en el cargo Business Manager Confectionery & CPW. Ella remarcó su opinión sobre el establishment más dominantemente masculino que femenino en nuestro país.

“Aún queda mucho camino por recorrer en pro de la igualdad de oportunidades para las mujeres en todos los niveles. Tenemos el gran desafío de generar un cambio cultural, abrir espacios y generar conciencia contra prejuicios que, aún vemos, están arraigados en nuestra sociedad. Considero que la educación es un pilar fundamental para el empoderamiento de las mujeres, la educación te da seguridad, autoestima y te permite ganar respeto y confianza. En los últimos años las mujeres en Bolivia han tomado mayor protagonismo en el ámbito público, en las empresas y en la política.

Hoy en el mundo tenemos ejemplos de mayor participación de las mujeres, importantes líderes que han asumido roles protagónicos como Angela Merkel, en Alemania; Kamala Harris en la vicepresidencia de Estados Unidos y Greta Thunberg, en Suecia, una niña de solo 15 años que levantó la voz contra el cambio climático a escala global”.

 ¿Cuál es el rol de la mujer ante tantos desafíos sociales, climáticos y políticos?
“Las mujeres de hoy tenemos una misión muy importante en pro de un mejor futuro para nuestros hijos. Es relevante que crezcan viendo mujeres en puestos importantes de liderazgo y esto, no solo involucra a las niñas, también influye en la visión de los niños. Es el hecho de romper prejuicios, crear una nueva normalidad con una sociedad menos limitada. Los lugares de trabajo deben crear entornos seguros para que todos puedan expresarse sin miedo al prejuicio ni a las discriminaciones”.

¿Su empresa, tiene alguna política de género concreta?
“En los últimos años, Nestlé ha sumado al equipo el número de mujeres que ocupan puestos directivos, hoy tenemos un 43%. Tenemos el plan “Gender Balance”, que busca promover la presencia de las mujeres en puestos de alta gerencia, siempre basados en la meritocracia. Para Nestlé la diversidad y la inclusión de las mujeres son parte integral de la cultura de la compañía, a través de la cual da vida a su propósito y valores corporativos.

Diversidad e inclusión también implican reconocer que la igualdad de género, los derechos y el empoderamiento de las mujeres son fundamentales para crear valor compartido para nuestro negocio y para la sociedad”.

¿Los productos Nestlé se encuentran en los rangos de buena alimentación?
“Nestlé es la compañía líder mundial en nutrición, salud y bienestar, por ello, entregamos a nuestros consumidores alimentos con valor nutricional para distintas etapas y momentos, basados siempre en los sólidos principios y valores corporativos enfocados en crear y entregar valor. En Nestlé trabajamos día a día para garantizar que nuestros productos continúen llegando a los hogares bolivianos pese a las circunstancias, de la manera más adecuada. Justamente, ahora estamos lanzando una gran campaña en favor de la nutrición de las mujeres a través de Nesfit que ayudará a tomar conciencia sobre el valor de la buena alimentación”.

 ¿Sus hijos son fans de Nestlé?
“Así es, y tienen sus productos favoritos, las galletas Sublime y el cereal Chocapic no pueden faltar en casa”.

Cuéntenos un poco de su vida.

Hice mi carrera universitaria en Cochabamba. Soy Ingeniera Comercial de profesión. Conocí a Álvaro Pacheco, mi esposo, en la Universidad, tenemos dos hijos, Santiago, 13 años, y Guillermo, de 10 años. Me gustan mucho los idiomas. Considero que te abren las puertas al mundo y te dan oportunidad para expresarte con menos restricciones, hablo inglés, francés y holandés (neerlandés) aunque este último no lo practico mucho. Disfruto estar en casa y en mis ratos libres me gusta pintar y dibujar, la pandemia me permitió en cierta manera retomar ese hobby y compartirlo con mis hijos.

Vivo en Santa Cruz hace 16 años, donde siempre me sentí como en casa.

Comentarios