Escucha esta nota aquí

Una lluvia de muñecos, animales, letras, formas, sellos, adornos para fiestas, coronas, máscaras, antifaces, forros para cuadernos y álbumes de goma eva, saltan de las manos creativas de Elizabeth Alba Ortuño de Rodríguez.



La goma eva es un material barato, muy flexible y que podés encontrar en cualquier negocio. Es la materia prima perfecta para pasarte horas haciendo manualidades. Es fácil de cortar, pegar y pintar; es lavable, moldeable y no es tóxica

Sirve de complemento perfecto para muchos otros materiales como el cartón o la madera. Por ello, ofrece infinitas posibilidades a la hora de hacer todo tipo de diseños, por su enorme potencial para combinar colores y texturas.

Elizabeth Alba realiza divertidos proyectos en casa, y sobre todo, únicos. Llamala al 709-13536 o al 347-2263 para conocer su oferta y realizar tu pedido, ya sea para un cumpleaños temático o adornos para las fiestas navideñas que se avecinan, son económicos y muy llamativos.


La artesana

Aprendió esta técnica en clases que se impartían en su barrio, luego buscó moldes en internet, y desde hace cuatro años cuando se acercan estas fechas, se esmera por producir adornos diferentes y festivos.

Elizabeth es paceña y radica en Santa Cruz desde 1994. Emigró junto a sus padres a una tierra desconocida, donde sufrieron muchas necesidades, desde el lugar donde se cobijaban, hasta la escasez de alimentos. Sin embargo, esto no fue impedimento para que la familia salga adelante con el trabajo y la pujanza de los hijos, entre ellos Elizabeth, que empezó a descubrir su gusto por la repostería y encontró en el diario EL DEBER y la revista Para Ellas donde formarse y aprender un oficio.

“A veces no tenía para comprar el periódico y me iba a la biblioteca de la plazuela del Estudiante y sacaba fotocopia a la hoja de la revista Para Ellas donde se publicaban los cursos, lo guardaba y seguía las lecciones. También, me acercaba a las peluquerías y pedía que me regalen la revista y así empecé a hacer dulces para vender y fui progresando”, cuenta Elizabeth que hoy tiene un local en casa que se llama Dinorepostería.



Con el tiempo fue descubriendo otras habilidades, como hacer manualidades con goma eva. Las fiestas decembrinas tocaron la campanita y la alertaron de un nuevo negocio, los adornos navideños tenían demanda y el material con que los fabricaba era económico, así también, podía comercializarlos a precios accesibles. También aprendió a bordar chinelas, a confeccionar macramé y hacer chocolates finos.

Elizabeth está casada con Sergio Rodríguez y tiene tres hijos, dos damas y un varón.

Comentarios