Escucha esta nota aquí

El cacao tiene su origen hace 4000 años en las selvas tropicales del Amazonas y del Orinoco. Los aztecas le atribuían múltiples virtudes, calmar el hambre, la sed y curar las enfermedades. Los mayas empezaron a cultivarlo hace más de 2500 años. Cristóbal Colón recibió habas de cacao como ofrenda de bienvenida, pero fue Hernán Cortés quien envió el primer cargamento de cacao a España en 1524.

Si querés más consejos e información sobre estas recetas consultale a la chef Nicole Wille, que atiende a las lectoras que se inician en la preparación de comidas y postres. Podés hacer contacto a través del celular 756-72722 o escribirle tus dudas al email: nawillea@hotmail.com

Mouse torta japonesa

Ingredientes: 2 ½ taza de chocolate negro, 2 cucharadas de cacao en polvo, 4 cucharadas de agua caliente (para diluir el cacao), 2 tazas de crema de leche, 2 tazas de leche, ½ taza de leche condensada, 3 cucharadas de azúcar, 1 cucharada de gelatina sin sabor en polvo, ¼ taza de agua fría (para hidratar la gelatina).

Preparación: Mezclamos el cacao con el agua caliente y reservamos. Hidratamos la gelatina con agua fría y reservamos. En una olla a fuego bajo, calentamos las tres leches y el azúcar, sin llegar a hervir. Agregamos el cacao que hemos disuelto y el chocolate troceado. Mezclamos muy bien 5 minutos, hasta quedar bien uniforme, evitando que no se nos pegue en la olla. Retiramos del fuego y añadimos la gelatina hidratada.

Vertemos la mezcla en un bol grande, y lo ponemos dentro de un recipiente lleno de agua con hielo, mezclamos continuamente con cuidado, evitando salpicar gotitas de agua dentro, hasta que la mezcla se enfríe y espese con una densidad uniforme, 15 minutos aproximadamente.

Vertemos la mezcla bien fría sobre el molde, forrado con papel aluminio (debe estar engrasado con mantequilla). Tapamos la superficie con papel aluminio y guardamos en la heladera de un día para otro. A la hora de servir, retiramos la tapa de papel, desmoldamos y rociamos la superficie con baño de chocolate o rociamos con cacao en polvo.


Alfajores de chocolate

Ingredientes: 3 cucharadas de mantequilla ablandada, 3 cucharadas de azúcar negra, 1 cucharada de miel, 1 huevo, 1 cucharadita de licor de naranja, opcional, 1 cucharadita de cacao amargo, ½ taza de harina de trigo, 1 cucharada de maicena, ½ cucharadita de polvo para hornear, dulce de leche y chocolate en polvo para rellenar y decorar al gusto.

Preparación: Batir la mantequilla, el azúcar y la miel hasta quedar cremoso. Agregar el licor, es opcional, el huevo y batir firme. Reservar. En otra fuente mezclar el cacao, la harina, la maicena y el polvo para hornear. Incorporar al batido y unir todo sin amasar. Estirar la masa finita entre dos láminas de film plástico y refrigerar 30 minutos. Retirar la masa y cortar las tapas de 5 cm de diámetro, colocar en una placa con papel manteca o engrasada y enharinada. Llevar al horno a temperatura baja de 160 º C durante 12 minutos. Dejar enfriar las tapas de alfajores, colocar el dulce de leche entre dos tapas. Pasar de ambos lados por calda de chocolate y ponerlos sobre una rejilla para escurrirlos bien, hasta que el chocolate haya secado.

Braso gitano con crema chantillí

Ingredientes: 4 huevos grandes, 2/3 taza de azúcar, 1 cucharada de café fuerte, 1/4 taza de mantequilla sin sal derretida, 1 cucharadita de vainilla, 1/2 taza de harina de trigo, 3 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar, más 2 cucharadas para decorar, 1 cucharadita de polvo de hornear, 1 pizca de sal, 1 ½ tazas de crema chantilly.

Cobertura de chocolate: 1/2 taza de crema de leche, 1 barra de (113 g) de chocolate semidulce y picada fina, 1 cucharadita de jarabe de maíz.

Instrucciones: Precalentar el horno a 170 ° C. Forrar un molde cuadrado con papel pergamino y engrasarlo con mantequilla. En un tazón, batir las claras de huevo con 2 cucharadas de azúcar hasta que se formen picos. Reservar. En otro tazón, mezclar bien las yemas de huevo, el azúcar restante y la vainilla y agregar poco a poco, (ya tamizados) la harina, cacao, polvo de hornear y sal. Adicionar la mantequilla derretida y el café, quedando bien homogéneo y finalmente agregar suavemente las claras de huevo. La masa será muy ligera, extenderla en el molde preparado y hornear 10 minutos. Mientras se hornea el pastel, poner sobre una mesa una lámina de papel pergamino (más grande que el molde) o un paño de cocina y espolvorear con 2 cucharadas de cacao en polvo. Una vez que el bizcocho salga del horno, aflojar los bordes y desmoldarlo sobre el pergamino. Quitar el papel usado para hornear y comenzando con un extremo, enrollar firmemente el pastel caliente con el pergamino.

Dejar que la torta se enfríe enrollada en la heladera 3 horas o toda la noche. Sacar unos minutos el pastel a temperatura ambiente y desenrollar lenta y suavemente, extender la crema chantilly dejando un borde de 1 cm alrededor y enrollar, ahora sin el pergamino.

Cobertura de chocolate (ganache): Mezclar la barra de chocolate (rallada o troceada) con el jarabe de maíz y reservar; en una cacerola, calentar a fuego lento la crema de leche hasta comenzar a hervir, retirar del fuego y pasarla al chocolate picado, dejar 3 minutos para ablandarlo y revolver hasta que esté completamente combinado. Verter la ganache por todo el rollo de pastel y decorar.

Comentarios