Escucha esta nota aquí

Aida Domínguez P.

Hace 53 años abrió los ojos en Tarvita, un municipio que pertenece a la provincia Azurduy, del departamento de Chuquisaca. 

Lucila Mendieta Pérez llegó a un frío paraje con llanuras y pisos ecológicos de puna, serranía y valles, distante a 275 km de la ciudad de Sucre.

El origen de los habitantes de la región es quechua-yampara y a todos les gusta la marcada, ritmo típico cuyos orígenes se pierden en las tradiciones ancestrales de sus habitantes. La mujer participa activamente en organizaciones funcionales de género, trabajo comunal y sindical. Esa herencia caló en las venas de esta dama que hoy irrumpe en la escena política como candidata a la vicepresidencia por el Movimiento Tercer Sistema (MTS).

Estudió en la capital constitucional del país, fue alumna de la escuela Mercedes Candia vda Ovando y del colegio Fe y Alegría. Al egresar como bachiller se trasladó a Cochabamba y continuó en la Escuela Técnica de Salud Boliviano Japonesa, en 1986, para formarse como enfermera.

 ¿Cómo una enfermera salta al ámbito político y se convierte en candidata?

Los inicios de mi vida laboral fueron en el trópico cochabambino, en los lugares conocidos como Chipiriri y Ibuelo, durante más de 10 años desarrollé mi labor en esa área de la salud.

Fue una experiencia maravillosa. Conocí mucha gente y la atendí con dedicación, porque amo mi oficio, en esa época se carecía de muchas cosas, especialmente de carreteras.

Posteriormente me trasladé a la ciudad de Cochabamba, donde trabajé también muchos años en la unidad sanitaria y en distintos centros de salud.

Ahora estoy en política por primera vez, nunca he estado en otros partidos ni he participado en ninguna contienda.

¿Dónde nace su liderazgo o quién la inspira a meterse en la vida política?

Hace siete años me volví simpatizante de la ideología del Dr. Felix Patzi, me gustó su ideología, su capacidad y su preparación. En realidad, el político es mi esposo, él siempre ha acompañado a nuestro líder; de repente me encontré acompañándolo a los viajes, reuniones, acontecimientos y actividades. De esa forma se dio la conexión con MTS.

La ideología del MTS es distinta a otros partidos políticos, porque tiene un sistema comunal, este quiere devolver el poder al pueblo bajo tres principios: soberanía, libertad y autodeterminación. Por todos esos aspectos me gustó estar en la política y acepté ser candidata. Estoy afiliada, más o menos, desde hace cuatro años al MTS.

¿Por qué aceptó?

Había 20 precandidatas que estaban en carrera, para ser parte de la fórmula del Dr. Patzi, pero me han elegido a mí. Es un orgullo y una gran responsabilidad.

Como chuquisaqueña quiero apoyar a al cono sur de Bolivia, como es Tarija, Potosí y Chuquisaca, que son los departamentos más olvidados y descuidados, por este Gobierno y por otros también. Desde mi sentir y lo que he vivido, quiero aportar a mi región y a todo el país.

¿Qué significa MTS?

Ante el fracaso del sistema del capitalismo y del sistema del socialismo, nace la tercera opción o tercer sistema, que es la opción nuestra, bajo el ideal político de vivir en libertad, soberanía y autodeterminación.

¿Qué falta para lograr un cambio en el país?

Hace mucha falta un verdadero cambio revolucionario en la estructura transversal, en el área de salud, económica, de educación, de justicia y de esta manera los políticos serían solo los portavoces de las necesidades del soberano.

La educación es vital en todos los sectores. Tenemos una sociedad machista, hay que romper esos estereotipos, la justicia es mercantilista, burocrática y se practica el intercambio de favores. Por lo tanto, hay realmente grandes fallas que queremos cambiar.

Debemos cambiar las normas o leyes, promover el respeto, la reciprocidad y la solidaridad, para que haya igualdad entre hombres y mujeres, de esta manera se podría prevenir y disminuir los índices de violencia y feminicidios.

¿Qué puede ofrecer a las nuevas generaciones de votantes?

Como mujer y candidata a la vicepresidencia pude constatar que las mujeres participamos el 50 más 1, en el mundo laboral, político y académico, pero nos falta trabajar en la toma de decisiones, de esa manera lograríamos un empoderamiento real, que nuestra voz y decisiones sean tomadas en cuenta por la ciudadanía. Por lo tanto, hago un llamado a todas las mujeres bolivianas que sean partícipes en todo ámbito, seamos protagonistas.