Escucha esta nota aquí

Han pasado 11 años del arribo de Felipe al hogar de Marcelo Saldaña y Bárbara Cronembold. Desde el 12 de octubre de 2009, este joven empresario cruceño ejerce el rol de papá a conciencia.

Cuenta que planeó con mucha anticipación traer un hijo al mundo: porque no se toma a la ligera decidir ser padre. Claro que me imaginaba la magnitud de la responsabilidad que este rol acarreaba. Así emprendió la aventura junto a su esposa asumiendo el compromiso más sublime de su vida.

Cuatro años más tarde llegó Julián, agrandó la familia perfecta de cuatro y se convirtió en el hermano ideal y compañero de Felipe. De la manera más hermosa, convenció a sus padres que a todos los hijos se los ama por igual.

Marcelo es un orgulloso papá a tiempo completo, por ello afirma que “es espectacular desempeñar este papel, me encanta que mis hijos me pregunten todo y me tomen en cuenta en todo lo que hacen”.

La pandemia ha cambiado un poco o radicalmente los hábitos en los hogares de los cruceños, y los Saldaña Cronembold no son la excepción. Es así que en estos tiempos, el padre de familia prioriza cada mañana, que sus niños estén listos para sus clases por videoconferencia; porque la educación es tan importante, como la disciplina y el orden.

Él papá también asegura que trae de sus ancestros muchas enseñanzas que está transmitiendo a sus herederos. De su padre, don Ramón Saldaña, aprendió que los hijos deben elegir lo que quieren ser, siempre y cuando sean felices y hombres de bien; a su vez, de su progenitora, Carmiña Fernández, rescata el respeto hacia los padres, los valores, que la palabra que se da se cumple y que siempre todo esfuerzo tiene su recompensa. Todo esto con muchísimo amor.

Respecto a si debería existir una escuela de padres, para que la gente se lance sin miedo a tener hijos, porque ya estarían preparados, Marcelo manifestó que la mejor maestría es la vida y los padres primerizos aprenden de los hijos y para el siguiente hijo los miedos se van. Aunque cada hijo es un mundo aparte...

Siempre con el aplomo de un caballero sensato y equilibrado, el papá 2021 de Para Ellas, quiere que Felipe y Julián recuerden con mucha alegría el tiempo que pasan juntos, cómo él recuerda su niñez con sus padres. Y que se esfuercen por lo que sueñan y quieren en la vida. 

“Felipe es un niño muy correcto que le gusta que todo esté ordenando y marche cómo él lo planea. Es una enciclopedia del futbol mundial. Su corazón es muy noble. 

Por su parte, Julián, es lleno de energía, le encanta jugar futbol, andar en bicicleta, pescar y viajar. Su mascota es un perrito salchicha, que se llama Panchito.

Julián disfruta hacer churrasco conmigo y Felipe jugar Play. A ambos les encanta ir al campo a pescar o simplemente viajar o ver fútbol y jugarlo juntos”.

Marcelo se califica como un papá permisivo la mayoría de las veces, aunque alguna vez le toca ser democrático, pero siempre trata de conversar con sus hijos, ser su amigo, sin que pierdan el respeto a su autoridad.

“Ambos tienen algo de mí: Felipe es tranquilo y sereno cómo yo. Julián tiene mi carisma y facilidad de ganarse la confianza de las personas”.

También está consciente que van a crecer y pronto serán adolescentes: “Quisiera que no llegue ese día, pero seguro que será una aventura que disfrutaremos juntos. Me encanta trabajar en Remax atendiendo a mis clientes, que se vuelven amigos, pero sin duda mi trabajo favorito es ser papá de estos dos seres fantásticos que Dios me dio”.

En el Día Padre, sorpréndalo con lo mejor, ¡regale Yanbal!













Comentarios