Escucha esta nota aquí

María Fernanda Paz Cuéllar tiene 16 años y hace seis empezó a incursionar en la pintura inclusiva, en el atelier de Mirian Saavedra, profesora en el Museo de Arte Contemporáneo.

Hasta el momento he presentado dos exposiciones y estoy preparando una tercera. Todo esto no lo hubiera logrado sin el apoyo, amor y perseverancia de mi familia que siempre me apoya e incentiva en todos los proyectos que deseo concretar; una prueba de ello son mis pinturas en las cuales están plasmadas todas mis alegrías y sentimientos”.

Un ejemplo de superación

La joven artista está cursando el tercer año de secundaria en el Colegio Internacional de la Sierra, y también sigue avanzando en su camino por las artes plásticas, en las modalidades de óleo y otras técnicas. Ella compartió que espera que su ejemplo de superación y toda esta simbiosis de arte sirva para motivar a otros niños y jóvenes que se animen a hacer realidad sus sueños, sin importar los obstáculos que se les puedan presentar. Y a los padres pedirles que por favor apoyen las inquietudes de sus hijos.

Por más inclusión social

María Fernanda se ha encontrado con el arte de la pintura en varios temas, como el paisaje floral y la abstracción, y toda esa sensibilidad e inspiración de artista que le sale del corazón. 

Su historia de superación empezó desde los primeros meses de vida cuando sus padres se comprometieron con su estimulación temprana en la Fundación Fusindo. Significa que una familia que abraza las oportunidades en verdad hace la diferencia, porque creer y confiar en sus hijos promueve su inclusión social y en todos los campos.