Escucha esta nota aquí

De pequeña jugaba a ser actriz, su madre le cuenta que se transformaba cuando tenía una cámara delante, no le tenía miedo a nada y dejaba de ser una niña tímida.

“Me encantaba jugar de todo, un día era la doctora más dedicada, al siguiente una arquitecta creativa y después una piloto aventurera. Porque me gustaban tantas cosas, opté por la carrera que me permitía estar en los zapatos de distintos personajes, profesiones y pasiones”, recuerda Marianne Guzmán Arana.

Actriz que realizó estudios en el exterior y decidió regresar a su tierra para impulsar las artes escénicas. Tiene 25 años, es licenciada en Dirección y Actuación de Teatro por el Centro Investigativo de Cinematografía de Buenos Aires, Argentina. Actualmente, directora del proyecto escénico ‘Flechazo al blanco’. Es paceña, hija de Duina Arana y Rafael Guzmán, la última de ocho hermanos.

- ¿Pensó en estudiar otra cosa diferente a lo que eligió?

 Yo creo que a todos nos pasa, cuando estaba en el colegio durante un tiempo consideré estudiar Medicina. Era un campo que llamaba mucho mi atención, pero lo que he llegado a sentir arriba de un escenario dudo poder sentirlo en cualquier otro lugar del mundo.

- ¿Quién influyó en esa elección?

Sentía que era soñar muy grande, y eso me encantaba. Fui bendecida de tener el apoyo incondicional de mis padres, que creen en mí y en todo lo que me he propuesto. Yo miraba películas, series, obras y simplemente sabía que eso es lo que quería estar haciendo siempre.

-¿Tiene un referente nacional o internacional?

Sí, varios, y cada vez más con el paso del tiempo, pero los mayores referentes serían Robin Williams, Natalie Portman y Erica Rivas.

- ¿Qué ideas nuevas trae al país?

Mi principal intención es poder generar espectáculos, tanto como directora y como actriz, para todo tipo de público, y de a poco empezar a cultivar la costumbre de ver teatro. Ahora tengo la obra de comedia romántica a punto de estrenarse, estoy pre produciendo un nuevo proyecto de radio teatro, también quiero hacer cortos audiovisuales basados en relatos de autores literarios latinoamericanos y próximamente un show de obras cortas dirigidas, actuadas y producidas por mujeres.

- ¿Conoce a otras mujeres directoras en Bolivia?

Claro, admiré desde muy joven a Rosa Ríos con toda su trayectoria y lo que implicó para ella ser una artista en Bolivia. También tenemos a Denisse Arancibia, con su gran película ‘Las Malcogidas’, y conozco a varias promesas del cine nacional que estudiaron conmigo en la Escuela de Cine y Artes Audiovisuales de La Paz.

- Tuvo que postergar el estreno de su obra debido al paro de noviembre, ¿cómo lidió con eso? 

Inicialmente fue muy estresante, pues no teníamos la certeza de cuánto duraría el paro y si podríamos presentarnos en alguna de las fechas agendadas. Finalmente, decidimos que lo mejor era postergar la temporada de estreno para poder movernos más con la difusión de la obra y salir del momento de tensión social que se estaba viviendo. Si bien fue un contratiempo, creo que fue un suceso de aprendizaje y una oportunidad para pulir ciertos aspectos, si bien la obra está completamente lista, siempre se puede seguir mejorando.

El proyecto ‘Flechazo al blanco’ propone al arte escénico nacional una comedia romántica familiar que aborda temáticas de amistad, sinceridad, el arte mismo como un concepto a cuestionar y también la integración de oriente con occidente a través de los lazos afectivos. 

La obra se presentará en el teatro Meraki en doble función. Las nuevas fechas son el 15 y el 22 de enero. Más informaciones al cel 622-10270

Comentarios