Escucha esta nota aquí

Habla con todo su cuerpo. Es vivaz, apasionada, artista. Sonríe ampliamente a pesar del dolor de su reciente orfandad. Hace pocos días que su progenitor y mentor artístico se marchó a pintar para el creador. Por ese implacable suceso en su vida es que la charla, en muchos momentos, gira en torno al pintor cruceño-español  José María Payno.  

Es la hija del medio de este reconocido artista y de la profesora Esperanza Rivero. Es aquella joven que por las décadas de los 80 y 90 se destacó en la televisión con los programas Buenos días con buenas noticias, Ventana abierta, Muy interesante, Sabías usted que... y El Libro azul de Marynés. 
Cambió de estado civil y puso en pausa su actividad de comunicadora social. Ha estudiado dibujo y pintura para producir arte. Hoy renace con la muestra denominada Mystika en la Casa Melchor Pinto. 

 ¿Porqué abandonó la tele, sus programas y el mundo de la farándula?
Me casé y me di una pequeña vacación de un poco más de una década. Me volví chef de mi propia cocina, aprendí a cocinar leyendo recetas gourmet. Este tiempo que he estado ausente de la TV he cambiado de arte y lo transformé, lo llevé a la dimensión de las artes plásticas.

Hacía muchas cosas y era un referente de la comunicación y la cultura, ¿Cómo logró poner pausa y reinventarse?
Fui autodidacta en la televisión, pero siempre pensé que este es un instrumento para difundir la cultura de la sabiduría, por ello buscaba aportar, educar y transformar con mis programas. Mis producciones siempre fueron independientes, en 1992 el programa Muy Interesante ganó un premio de la Cámara Junior, como Jóvenes sobresalientes en la categoría logros culturales. También trabajé en una agencia de viajes, fui funcionaria pública en la Casa Municipal de Cultura Raúl Otero Reiche, fui actriz en la película El tinku, y en una serie denominada Por los caminos de nuestra América. 

Ese era mi mundo hasta que decidí detenerme, para crecer sin dejar de ser libre y ser yo misma, la mujer mística a la que le agrada la metafísica, cree en el cosmos y la divinidad. La mujer amante de los animales y la naturaleza.

¿Cuándo empezó a pintar?
Siempre me encantó el dibujo y la pintura. Me siento orgullosa de tener una paleta de colores en mis genes, porque mi padre era el mago del color, esto es lo que he heredado de él y de sus abuelos.

Hubo un momento en que mi esposo me impulsó a tomar clases con mi padre. De eso hace como ocho años. Mi padre me enseñó las bases de este arte, él fue muy severo, con una disciplina férrea, como son los buenos maestros, me exigía mucho, fue muy crítico y así aprendí.

¿Cuál es su técnica de pintura?
Desarrollé la técnica de la pintura al óleo, pinto arte figurativo simbólico. Para mí el arte es más contemplativo que intelectual, veo menos de lo que pienso. No quiero caer en el juego del modernismo ni en el juego del mercado. Yo pinto lo que siento. Hay que ser honesto, auténtico y sencillo en el arte.

¿Cómo es el proceso de creación?
Cuando creo una obra, me entrego a la divinidad, pongo algún incienso que aromatice el ambiente, coloco  buena música, mística, clásica o algo que me motive, y luego me entrego a ese estado contemplativo y pido a la divinidad que toque mis pensamientos, mi esencia y mis pinceles. Ese es mi ritual.

¿Cree en Dios?
No solo creo, sino que lo siento, no me considero una persona religiosa, soy muy espiritual, no voy a misa todos los domingos, ni me confieso. Mi verdadera relación con Dios es personal e íntima.

¿Cuánto le costó esta exposición?
Como siete u ocho años, pero con interrupciones. Es el fruto de ese tiempo de trabajo.

¿Tiene hijos?
No tengo hijos, simplemente no es algo que me preocupa mucho, pienso que todos vinimos con una misión a este mundo y tal vez mi misión sea otra y no el ser madre. Amo el mundo de los animales, me encantan. Sufre mi alma cuando hay desastres climatológicos, incendios, inundaciones y sé que se han perdido también vidas de animales.

¿Quiere seguir pintando?
Sí, claro y concluir un libro que recopila las prosas narrativas que he escrito a lo largo de mi vida, poemas esotéricos y reflexiones de vida e ilustrarlo con mis pinturas 

Comentarios