Escucha esta nota aquí

Fotos: EL DEBER, Los Tiempos, Página Siete y Correo Del Sur. Texto: Roxana Escobar

Cada una de ellas tiene su propia historia como periodista. Todas trabajan en un medio impreso importante. Precisamente hoy, cuando se conmemora el Día del Periodista, la revista Para Ellas ha querido mostrar la cara femenina de este oficio. Mujeres que empezaron buscando la noticia en las calles y hoy están al frente de una sala de Redacción o de la dirección de un periódico influyente. Pero también la mujer que hay detrás de la profesional. Sus desafíos, sus sueños, las características que creen que deben tener para ejercer su rol, y su trayectoria, así también si ahora, en la coyuntura política actual, es más difícil ejercer un periodismo independiente y de calidad.


Cecilia Cristina Dorado Nava
Jefa de redacción  / De EL DEBER

En 2010, ella había decidido dejar todo y hacer una pausa y pensaba no volver al periodismo, pensó en un emprendimiento propio. Intentó un mes estar y ser cien por cien ama de casa, ya que hasta ese momento había sido más profesional que mamá. Una madre a control remoto, pero no pudo. Después de un mes se de-sesperó y decidió volver a los medios, convencida de que nació para eso, para la adrenalina y el compromiso que implica el ser periodista, el ‘mejor oficio del mundo’ como lo llamaba Gabriel García Márquez. Tiene 25 años de trayectoria en su carrera profesional y empezó su gestión en la era multimedia de EL DEBER, donde ingresó a trabajar en 2011, tiempo en que este medio apostaba a la reinvención. Egresó de la UPSA en 1992 y su primer trabajo fue en la radio Santa Cruz, medio al que considera una de sus grandes escuelas. Después estuvo en el periódico El Mundo, fue corresponsal del diario Presencia, trabajó en algunas agencias de noticias y en el diario El Nuevo Día, donde se desempeñó como editora del área  Ciudad y acabó siendo jefa de Informaciones por varios años.

Su mirada periodística
A Cecilia no le gusta hacer la diferencia de género, sin embargo, cree que la mujer es más sensible al lado más humano de los datos fríos. “Que la noticia no solo sea informar, sino también que sea útil y eso no tiene que ser cuestión de género”, afirma. Pero cuando se trata de organización, ahí sí, admite que hay cierta diferencia, pues considera que las féminas son más organizadas, por el mismo hecho que tienen varios roles a la vez. Respecto a cómo se decide el titular principal de la portada diaria, Cecilia explica que se opta por el tema que tendrá mayor impacto y repercusión por su relevancia, y que a la vez es novedoso, obviamente esto se lo hace en consenso con los editores en una reunión, quienes también se nutren de sus periodistas. Las presiones no la asustan, considera que el oficio periodístico está expuesto a presiones buenas y malas, porque es un oficio que siempre va a tocar intereses.

Lo importante es que el jefe sepa escuchar, equilibrar y tomar en cuenta todas las partes y visiones. “No sé si existe la objetividad plena y pura, pero hay que acercarse lo más posible a esa objetividad que aspiramos como periodistas en beneficio de la sociedad”, asegura esta periodista, madre de tres hijos. Admite que en estos tiempos es más difícil ejercer el oficio y hacer un periodismo independiente no solo en Bolivia. Dice que hay diferentes formas de presionar a un medio, incluso a través de la publicidad, pero también cree que hay que ser capaces de detectar ese tipo de situaciones superando esos escenarios con mayor investigación, más responsabilidad en el manejo datos y sin perder el norte en este oficio. 

Isabel Mercado
Directora del periódico /  Página Siete

Antes que nada, Isabel pone de manifiesto su postura respecto al tema de género. En ese sentido, dice que la mujer no es la excepción. “El convertirnos en seres exóticos y llegar a ciertos sitiales, no es la mirada que me gusta. La presencia de mujeres y hombres es igual de valiosa”, aclara. No obstante, es consciente de que la naturaleza las hace diferentes, en general, la mujer es más comprometida con las causas humanas, porque tiene esa inclinación por la búsqueda de justicia, del bien común. En 2013, ingresó a Página Siete y desde diciembre de 2016 se convirtió en directora. Ejerce el periodismo desde 1994 y ha trabajado en medios nacionales importantes, como Presencia y La Razón. También hizo un paréntesis, se fue a Brasil, regresó a Bolivia en 2002 e ingresó nuevamente a La Razón, donde permaneció hasta 2006. Desde ese año hasta el 2013 se dedicó a un proyecto de periodismo de formación. Isabel dirige un medio muy aguerrido y comprometido con la investigación y cuenta con un excelente equipo de periodistas. Su jornada comienza a las 6:30, no porque sea directora debe llegar más tarde. Se levanta, hace yoga, se viste y sale a trabajar. Su jornada acaba entre las 22 y 23 horas.

La democracia es la que manda a la hora de elaborar la portada de este diario, señala. Este proceso empieza en la mañana en una reunión, en la cual se fijan los temas de agenda, tratando de tener temas propios para crear también una agenda propia. Cada área, a través de los diferentes editores, enriquece el enfoque. 

Admite que hay que lidiar con las presiones y tensiones a diario. “Es una presión permanente por poder hacer un mejor trabajo en las condiciones actuales. Es un momento complicado el tema de la sostenibilidad financiera de los medios y hay que ser creativos para sobrevivir sin perder la calidad y la independencia”, afirma.

Los rasgos
Una característica fundamental del periodista debe ser la curiosidad, querer indagar, investigar, sostiene esta periodista madre de dos hijas ya independientes y militantes con su sociedad. Pero también cree que el periodismo tiene que tener herramientas, principios democráticos y éticos, y mucha capacitación. No cree en el periodismo cercano al poder. “Tenemos que leer mucho y no solo averiguar”, sostiene.  Otras características para ejercer este oficio según Isabel son agallas y valentía, pues siguen muriendo periodistas porque investigan. “El periodista no puede ser una persona cómoda y solo poner un micrófono y escribir lo que le dictan”. No le tiene miedo a los cambios y transformaciones que ha acarreado la tecnología. Considera que toda crisis es una oportunidad para sacar lo mejor de nosotros mismos, de tener nuestra propia agenda periodística. En resumen, una excelente oportunidad de hacer un periodismo diferente.  


Raykha Flores / Jefa de redacción 
Del periódico correo del sur
Entró a trabajar a Correo del Sur en septiembre de 2001 y asumió como jefa de Redacción en mayo de 2005. Ya son 12 años a cargo.
Raykha coincide con sus colegas que la mirada de la mujer en el periodismo es más sensible y comprometida, con un enfoque de sororidad que, considera, se ha tornado visible ante los crecientes casos de feminicidio y violencia contra la mujer en Bolivia.
Más allá de la coordinación con los editores de área y el director del periódico, la definición de los principales titulares para ella pasa por sensibilidades, preocupaciones y compromisos ante la realidad de Sucre, Chuquisaca y el país. 
 Su estrategia para enfrentar las presiones es que, a partir de la madurez que ha logrado Correo del Sur en sus casi 30 años de vida, lograr empatía con fuentes, periodistas y sobre todo lectores, a quienes se debe el medio. 
Vocación para el ritmo de trabajo; compromiso con la gente para no errar ante las presiones externas; ética; entereza y una mirada global, son las características que debe tener una periodista, según esta profesional.

Elizabeth Arrázola
Jefa de redaccióndel periódico Los Tiempos

Ely Arrázola es otra de las mujeres periodistas que ha logrado un cargo de jerarquía en los medios impresos. Lleva un poco más de cinco años al frente de la Redacción del diario Los Tiempos de Cochabamba. Ella, a diferencia de sus colegas, sí cree que no solo en el periodismo, sino en todo el quehacer, percibe que las mujeres, por su condición, pueden ponerse en el lugar de un lector al que le preocupa su entorno, sus vivencias y hasta su bolsillo.

Ante las tensiones, es necesario el equilibrio
También sabe de tensiones, y ante ello intenta ser lo más equilibrada posible, mirando siempre la situación del derecho y al revés, sin prejuicio, escuchando la posición de los demás. “En cuanto a las presiones externas, evalúa si son pertinentes. Algunas veces hay gente que presiona porque siente que se tocan sus intereses, pero ahí está el bien mayor cuando se deben tomar decisiones, sostiene. 
El periodismo tiene que gustarle mucho a quien lo ejerza, sostiene Arrázola, pues la persona debe renunciar a tener la vida de un trabajador con horario fijo. Muchas periodistas aseguran que nunca dejan de serlo, incluso durante su descanso, pero la jefa de Redacción de Los Tiempos asegura que cuando descansa lo hace de verdad, se desconecta de las noticias por completo.Cree que siempre hay algo que ajustar para dar lo mejor de uno, cuando se trata de lidiar con el rol de madre y de profesional. 

Elizabeth Arrázola - Jefa de Redacción del periódico Los Tiempos de Cochabamba

 

Raykha Flores | Jefa de Redacción del diario periódico Correo del Sur- Sucre
Isabel Mercado Directora del periódico | Página Siete- La Paz

Comentarios