Escucha esta nota aquí

En vez de botar la comida y los alimentos que te sobran, ahora podés comunicarte con voluntarios organizados para que los recojan. Es un aporte para luchar contra el hambre, pero además se busca concienciar a la población sobre el aprovechamiento de los alimentos y el cuidado del medioambiente.

Varias iniciativas confluyen en Bolivia contra el desperdicio de comida, algunas son anónimas e invisibles y otras están más consolidadas como La Manzana Roja, el primer banco de alimentos del país, una organización sin fines de lucro que nace como una iniciativa de jóvenes voluntarios de la universidad Univalle, de Cochabamba. Desde hace dos años recolectan y rescatan alimentos sobrantes de empresas e instituciones y los lleva a comunidades que los necesitan y a los hogares de niños. Los alimentos pasan por un control de calidad e inocuidad antes que nada.

“A la fecha entregamos 13.000 kg de comida gracias a convenios con más de 40 empresas, organizaciones aliadas y el trabajo de 150 voluntarios. En total son siete casas de acogida y más de 450 niñas y niños los beneficiarios”, comentó la Dirección de Relaciones Externas, representante y miembro fundador del Banco Solidario de Alimentos.

En Santa Cruz, la iniciativa voluntaria Plato Lleno, es un movimiento iniciado en Argentina y propagado en varios países, nace con la intención de rescatar alimentos excedentes totalmente aptos para el consumo. Gabriela Molina encabeza este movimiento.

“Nosotros solo recogemos de negocios (restaurantes, mercados y eventos) insumos que no están siendo aprovechados. No recogemos de casas particulares. Llevamos los alimentos a hogares de tránsito y comedores comunitarios que quieran y puedan recibirlos. No tiene ningún tipo de costo para el receptor”, indica Molina.

En total son 14 voluntarios y a la fecha han rescatado 200 kilos de comida.

Las colectas son la principal fuente de recursos, aunque también hay personas naturales que hacen donaciones de alimentos y empresas que tienen programados días específicos para entregar sus productos.

Hay que ser conscientes que, para producir alimentos en cualquier lugar del mundo, se consume una gran cantidad de recursos naturales preciosos como tierra, agua y energía y que buena parte de la gente sufre desnutrición y muere, todo en vano, porque estos alimentos no se consumen. No podemos permitir que esto ocurra.

Si querés ser voluntaria o tenés alimentos sobrantes en tu negocio o en casa, comunícate con el celu 783-64554, para el Banco de Alimentos Manzana Roja, en Cochabamba y, en Santa Cruz, a la fan page del Proyecto Plato lleno Bolivia.

Tags

Comentarios