Escucha esta nota aquí

Hacer las cosas de otra manera tras la actual crisis sanitaria es una oportunidad única para darle un respiro al planeta, pero también para un nuevo modelo económico que genere ingresos a través de los negocios verdes. Uno de los más atractivos está en el sector automotriz, con el reciclaje de llantas.

La mayoría de la gente no sabe cómo se hace una llanta, de dónde viene, qué recursos de la naturaleza se usaron para fabricarla y, sobre todo, una vez que ya no se usa qué pasa. Sin embargo, la carga medioambiental para producir una llanta incluye una fuerte presión sobre la biodiversidad, ya que un neumático utiliza petróleo, mientras si es caucho natural usa un líquido lechoso (látex) proveniente de diversos árboles tropicales; sumado a estos el acero de las llantas se extrae de la tierra y la tela de nylon que utiliza desperdicia bastante agua para su fabricación.


Tres millones de llantas

Según un estudio sobre la gestión de residuos del sector transporte en Bolivia realizado por Swisscontact el 2018 para el proyecto Mercados para el Reciclaje, solo en el eje troncal, se calcula que solo un 4,3% del total generado de llantas es reciclado y el mercado solo aprovecha el 50% de los productos generados.

Si tres millones de llantas son usadas por año y cada llanta se degrada en mil años ¿a dónde irán a parar tantas llantas? y ¿cuánto ahorraríamos si se recicla?

Si bien debe ser responsabilidad del fabricante o distribuidor de neumáticos el contrarrestar el impacto medio ambiental que produce una llanta después de su uso, en Bolivia ninguno lo hace, y esto podría ser una oportunidad que sería valorada por el consumidor.


Negocios verdes de llantas

Botas, bobinas, pisos para autos, para pistas de carreras, canchas y parques, plantillas para zapatos, trapeadores de caucho, destapa caños, pintura impermeabilizante, son algunos de los productos que vuelven al mercado con un valor agregado producto del reciclaje. La mayoría de las empresas que los fabrican están en Cochabamba. Aquí destacamos: Ingoqui recoge llantas de empresas públicas y privadas y las recicla, produciendo grano y polvo de caucho, alambre y viruta de acero y fibra sintética de Nylon.

Terracycle recoge y acopia llantas, extrayendo toda la materia prima para venderla a otras empresas que le dan un valor agregado al caucho.

Rubair fabrica productos con el polvo de caucho, suelas de zapatos, pisos para autos, guardabarros y baldosas.

Prosil elabora botas con materia prima de llantas recicladas. 

Mamut fábrica baldosas para parques, pisos para pistas atléticas y de pavimento contiguo.

Comentarios