Escucha esta nota aquí

De Santo Corazón a Santa Ana de Velasco. El diseñador de moda Luis Daniel Ágreda exploró estas poblaciones misionales en busca de conocimientos ancestrales en tejidos. Primero lo hizo con el fin de aplicarlos en sus colecciones, pero pronto se dio cuenta de la sustentabilidad y decidió impulsar el crecimiento económico en esos territorios productivos mostrándolos al mundo.

Así surgió Viste Santa Ana, un proyecto que visibilizará a las tejedoras de esa región en una exposición a realizarse el próximo 18 de enero en la Casa de la Cultura. Allí se verán tejidos de algodón hechos a mano, aplicados a la industria de la moda, marroquinería y mueblería como un valor agregado único y extraordinario. El diseñador integra todos los talentos y esfuerzos para seguir trabajando en forma mancomunada.

La pandemia provocó que las últimas temporadas se hayan centrado en la practicidad de la moda. Más que nunca, el vestir se presenta como un escape reconfortante de la vida cotidiana. Con el Proyecto Viste Santa Ana, Luis Daniel Ágreda se ha embarcado en una tendencia que deslumbra pese a su sencillez y que, aunque parezca increíble, plantea un cambio de paradigma. Vestidos, faldas, blusas y pantalonas de algodón, broderíe, mensú, charly y seda, telas nobles fusionadas con los laboriosos tejidos —productos artesanales hechos por niños, adultos y ancianos— esperanzados en un mejor futuro. 


Candelaria Charupá es una de las tejedoras que ahora trabaja para la exposición de enero: Viste Santa Ana


Luis Daniel Ágreda y la artista plástica Wara Cardozo dictaron talleres en la población. Enseñaron desde la combinación de colores hasta cuánto cobrar por su trabajo


Lorenza Soriocó es la guardiana de los saberes de Santa Ana de Velasco que enseñó a tejer a 21 personas

Comentarios