Escucha esta nota aquí

Bolsas creadas a base de almidón de yuca que se deshacen con el agua, vasos hechos de algas, platos, cubiertos y envases biodegradables, son solo algunas de las soluciones que el mundo está planteando para reducir y eliminar el uso del plástico

La producción mundial de plástico se ha incrementado un 500% desde 1980 y, aunque muchos de ellos van al mar, la mayor parte se queda en tierra. Esto en los países en desarrollo, con los peores sistemas de saneamiento y reciclaje.

Bolivia

Alrededor de 1.8 millones de kilos de polietileno se compra en el país, cada mes, de 2019 (IBCE). Solo el polietileno, se importó por un valor de $US 45.5 millones, en 2018. Otros plásticos que ingresan por millones de kilogramos, son las botellas pet, adornos, biberones plásticos y bolsas colectoras de sangre, entre otras 179 variedades. Además, hay empresas que también producen materiales plásticos, esto incrementa la cifra de consumo de plástico.

En tema de leyes, se espera la promulgación de la Ley de Reducción y Reemplazo de Bolsas Plásticas de Bolivia, proyecto aprobado este año, que propone una reducción progresiva del uso de bolsas plásticas, planteándose como meta 10 años para las industrias vinculadas a la producción de plásticos. Un primer paso que aún no cuenta con una ley específica.

En los últimos años, algunos emprendimientos bolivianos apuestan por importar y en menor grado fabricar materiales alternativos, porque no se tiene la tecnología para producirlos. Por ahora, hay más de 60 productos biodegradables, en Bolivia, como envases, cucharas, platos, bombillas, utensilios, cepillos de bambú; y envoltorios de cera de abejas, este último fabricado por la empresa Verde Gourmet; mientras que el Proyecto Simple Estampa, espera de fondos para fabricar cepillos y dejar de importarlos. Bioplast, importa cubiertos y bombillas de semillas de aguacate. Grupo Verde y Practiplast, importan y comercializan la mayoría de envases biodegrables para comidas y bebidas.

“Cuidar el medio ambiente no tiene precio, nuestros productos están elaborados con fibra vegetal y almidón de maíz, que se desintegran en 90 o 120 días, también pueden servir como abono, ya que son compostables”, comenta Adriana Nogales, quién junto a sus hermanas, Sofía y Mónica, fundaron Grupo Verde. Practiplast lleva 25 años en el sector de los envases de plástico y hace un año comercializa envases biodegradables pensado en dar soluciones y alternativas.

Tags

Comentarios