Escucha esta nota aquí

Algunos factores pueden hacer que las mujeres tengan más posibilidades de desarrollar cáncer. Estos factores se llaman factores de riesgo. Existen algunos que se pueden controlar y otros que lamentablemente no dependen de nosotros. Dos oncólogos destacan la importancia de la alimentación sana.

Hay un factor muy significativo que podemos vigilar: la dieta; sin embargo, según estudios científicos, una alimentación saludable puede reducir el riesgo de cáncer, pero, ¡ojo!, no existe ningún alimento ni producto dietético que por sí solo pueda evitar que se desarrolle el cáncer, ni tampoco eliminar la progresión de la enfermedad.

Los cánceres que más afectan a las mujeres bolivianas son el de cuello uterino y el de mama. Cada día fallecen entre 3 y 4 mujeres por cáncer de cuello uterino, y entre 2 y 3, por cáncer de mama. Datos para no dejar pasar por alto

Alerta con ciertos alimentos

Cada vez aumentan las versiones que comprueban la relación entre las carnes rojas y procesadas con la aparición del cáncer colorrectal. En 2015, según datos de 800 estudios, la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer (IARC) clasificó la carne procesada (tocino, jamón, embutidos, carne seca, salchichas, salame y ahumados) como un carcinógeno humano (grupo 1), indican que hay suficientes pruebas que causa cáncer en los seres humanos.

Las pruebas sobre la carne roja (cerdo, res y cordero) eran menos definitivas, la IARC la clasificó como carcinógeno probable (grupo 2A). Toda la carne procesada, cualquiera sea la cantidad y más de ½ kilo de carne fresca por semana, están asociadas con el riesgo de cáncer. Si vas a comer que sea una o dos veces por semana. O reemplazá la proteína animal con proteína vegetal (frejoles, frutos secos y tofu).



Frutas y verduras

Existen cuatro grupos principales de anticancerígenos en la alimentación: la fibra; las vitaminas C, E, D y A; minerales como el calcio, derivados del azufre, selenio, zinc o magnesio; y otros compuestos inhibidores de tumores como ácidos grasos, omega 3, fitoestrógenos, betacarotenos, fenoles o alcaloides. Estos se encuentran en las frutas y verduras que son super alimentos.

No cigarros, no alcohol

El tabaco y el alcohol son sustancias relacionadas con un aumento del riesgo de cáncer. El consumo de tabaco puede causar cáncer en casi cualquier parte del cuerpo, el humo de los cigarrillos, puros y pipas tiene al menos 70 sustancias químicas dañinas. Al inhalar ese humo, las sustancias ingresan al torrente sanguíneo.

Tené en cuenta que todo licor puede dañar el ADN de las células saludables y afectar la descomposición de la hormona estrógeno, además tomar alcohol puede debilitar la capacidad del cuerpo de procesar y absorber nutrientes, como las vitaminas A, C, D, E y folatos.

Consejos de los oncólogos

Lijia Avilés, presidente de la Sociedad Boliviana de Cancerología, Filial La Paz, señala que, ante el mayor índice de cáncer de cuello uterino, es fundamental la rutina de hacer los chequeos ginecológicos, una vez al año.

“Si el cáncer se detecta a tiempo es 100 % curable, el de cérvix se puede detectar con un papanicolau a nivel microscópico; en el caso del cáncer de mama, el autoexamen y la mamografía, pueden identificar el tumor cuando mide escasos milímetros.

Debemos fomentar una alimentación sana y casera, que consiste en el consumo de frutas, verduras, legumbres y cereales, evitar las carnes procesadas y los alimentos ultra procesados, ricos en grasas y azúcares, como la comida rápida, las bebidas azucaradas, y la bollería industrial”, remarca.

Por su parte, el oncólogo radioterapeuta, Ronald Choque, especialista de Oncoservice, alerta: “Hay tres acciones importantes, según la Organización Panamericana de la Salud: las vacunas, la cobertura de papanicolau o mamografía, y el tratamiento oportuno. Para ello, es primordial reducir los factores de riesgo, como el estilo de vida, la obesidad, el tabaquismo, el alcoholismo y poco ejercicio físico, esto predispone a muchos cánceres”.

Comentarios