Escucha esta nota aquí

Rosario Chávez Chávez y Tatiana Justiniano Vélez pensaron primero en que su empresa beneficie a todas las personas que necesiten una fuente de trabajo sostenible, dando prioridad a los padres que tengan a su cargo niños con alguna enfermedad. Por supuesto, sirviendo al cliente con la más moderna gestión de servicios y soluciones en limpieza y desinfección.

 

¿Qué las motivó a emprender este negocio?

Rosario: Me inicié en el rubro de la limpieza hace 15 años. Trabajando desde una fundación para ayudar a niños con cáncer, vi la necesidad de crear una fuente de trabajo para los padres y nació la idea de la empresa de limpieza para brindar servicios por hora, que con el correr del tiempo se tornó comercial.


¿Entonces crearon una sociedad empresarial?

Rosario: Somos una sociedad compuesta por dos mujeres, nos une una amistad de muchos años, que se vio fortificada por nuestra pasión en común de ayudar a los niños. Este proyecto venía gestándose desde abril de 2020, donde se iniciaron las primeras reuniones de negociación, con el representante para América Latina de la franquicia a la que hoy representamos, fue a mediados del año pasado que me contacté con Tatiana, que tiene un perfil financiero-administrativo, ya que ha sido gerente en diferentes empresas; le expuse el proyecto y luego de varias negociaciones y reuniones, logramos cerrar con éxito, ya que este proyecto además de tener un fin comercial, también cumple una función social.


Tatiana: Asumimos con mucha fe y entusiasmo el desafío en tiempos de pandemia, donde iniciar cualquier emprendimiento resulta un riesgo, es así que constituimos la empresa en noviembre de 2020, iniciando operaciones en Santa Cruz y con la proyección de expandirnos a toda Bolivia, como una marca líder en el rubro.


¿En qué consiste este proyecto?

Rosario: Se trata de la primera franquicia de limpieza y desinfección llegada a Santa Cruz. La marca a la que representamos, Limpidus, tiene más de 40 años de experiencia en el rubro de la limpieza, con presencia en 12 países de América Latina y Europa; cuenta con más de 5.000 clientes, que atiende a través de 200 franquiciados. Brindamos el servicio de housekeeping en hoteles, servicio de limpieza y desinfección en hospitales, industrias y empresas en general.


¿Qué precisaron para arrancar el emprendimiento?

Tatiana: La inversión inicial ha sido para constituir la empresa, comprar la franquicia e implementar una oficina, la logística e infraestructura. Se ha necesitado invertir en la compra de maquinarias e insumos para dar el servicio completo.


¿A quiénes beneficia directa e indirectamente?

Tatiana: Buscamos beneficiar directamente a nuestros clientes, ofreciendo la más moderna gestión de servicios y soluciones en limpieza y desinfección, este diferencial nos permite brindar a los clientes, altos estándares de calidad internacional, con los mejores costos operativos, reduciendo sus costos fijos (relación Costo/Beneficios), con una moderna tecnología y las mejores prácticas de limpieza sustentable.


Nuestro concepto de servicio es que no somos proveedores de mano de obra, ofrecemos un servicio integral que elabora planes de trabajo a medida de cada cliente, con un sistema de control de calidad probada y eficiente y una excelente comunicación diaria, lo cual nos hace formar parte del equipo de trabajo de la empresa a la que prestamos el servicio.


Indirectamente, beneficia a todas las personas a las que les podemos brindar una fuente de trabajo sostenible, dando prioridad a padres que tengan a su cargo niños con alguna enfermedad, dentro de un ambiente donde cada colaborador tiene un valor importante ya que se convierten en el rostro de la empresa frente al cliente.


Íntimamente

Rosario Chávez(de cabello negro) cruceña, estudió Relaciones Públicas, es empresaria y activista humanitaria, (su gran pasión). Es mamá de dos varones, José Mateo, de 24 años y Nicolás, de 23.

Tatiana Justiniano(de pelo rubio) nació en Santa Cruz, está casada y es madre de una niña de 8 años. Es Auditora Financiera, con un MBA en Finanzas y Control de Gestión, en la universidad Francisco de Vitoria, España.

Comentarios