Escucha esta nota aquí

Se convirtió en maestra para enseñar a sus hijos en casa. Verónica Liliana Calasich Ferreyra estudió Ingeniería Industrial y de Sistemas, es gerente administrativa de Emsermaq SRL, y una mamá emprendedora. Está casada con José Luis Tejero Anze y tienen tres hijos: Franco (8), Camila (6) y Olivia (5).

Antes de la pandemia trabajaba en el negocio emprendido por su padre hace 25 años, en el rubro de la construcción. Pero llegó la emergencia sanitaria con las cuarentenas y las restricciones y, como madre tuvo que afrontar el gran desafío de continuar con la educación de sus hijos en el hogar.

“No fue una tarea fácil, pero era nuestro deber hacerlo. Mis hijos tenían 3, 4 y 5 años cuando inició la pandemia, con mi esposo vimos que no era factible tener a tres pequeños sobre una pantalla para abordar las clases en línea, sus tiempos de atención eran cortos, no había el interés y motivación de aprender. Conversamos y decidimos emprender nuestro proyecto familiar que llamamos la escuelita en casa, adecuamos un espacio para crear un ambiente que inspire y motive a los niños”, comenta.



¿Cuánto tiempo le llevó aprender, para enseñar a sus tesoros más preciados?

Un par de semanas, me metí de lleno, primero a conocer mejor a mis hijos, cómo aprendían, qué les gustaba, e investigué una forma alternativa de aprender, algo que despierte el interés por aprender. Encontré información sobre la educación alternativa, pedagogías libres que se basan en aprender de acuerdo a las motivaciones, intereses y necesidades de los niños. Me inspiré en muchas de ellas y la base de los aprendizajes de mis hijos las hago por medio del juego.

¿Tuvo asesoría de docentes?

Claro que sí, al comienzo tenía el apoyo de los maestros del colegio de mis hijos, para saber qué contenidos tenían que aprender, también conté con el apoyo de terapeutas que me guiaron en la parte de abordaje con mis hijos; tomé cursos gratuitos que brindaban en otros países para apoyar a las familias en pandemia con la estimulación de sus hijos en el hogar. Había mucha información que diferentes profesionales compartían, y fue despertado en mí la pasión por la educación de crear materiales manipulativos, reciclando y ensayando, para captar la atención de ellos.

¿Cuánto demoró en elaborar ‘Yo juego’?

Entre 5 a 6 meses, la elección y el diseño de la mecánica de los juegos, definir el nombre de la marca, la etapa de diseño, producción, finalmente nació al público en octubre del 2020. Es una colección de 4 juegos educativos y didácticos para niños entre los 3 y 8 años.

Yo juego comprende: Bingo de profesiones, Bingo de deportes, Razonamiento lógico y Banderas del mundo. Cada juego tiene 4 formas de jugarse diferente para consolidar los conocimientos. Es una herramienta bilingüe, que fortalece el vínculo familiar, por medio del juego e invita a los padres a acompañar los aprendizajes de sus hijos en casa. Cómo se juega cada juego, puede verlo en YouTube, los invito a visitar el canal.



 ¿Tiene publicaciones en otras redes sociales?

Aprendo_con_mama vc está también en Instagram y Facebook, es una página que desde la pandemia busca brindar ideas a las mamás sobre cómo abordar los aprendizajes de sus hijos, de una forma creativa y lúdica. Comparto la educación que reciben mis hijos en casa, la forma como ellos aprenden, los recursos y materiales que voy creando para introducirles nuevos conocimientos. Realizo lives para dar visibilidad a las familias que existe otra manera de enseñar sin escuela.

¿Este año inscribió al colegio a sus niños?

Desde el inicio de la pandemia, hasta la fecha realizamos homesschooling, y desde el año pasado tengo el apoyo de una maestra que viene a casa, diseñamos juntas un currículo escolar personalizado para cada uno de mis niños y preparamos las actividades, dinámicas y proyectos que van realizando. La educación en casa nos está funcionando, mis hijos se encuentran motivados con todo lo que experimentan y aprenden.

Muchas familias y docentes quieren saber cómo ha sido mi experiencia de educar en casa a mis hijos. La escuela no es el único punto de encuentro para sociabilizar, hay otros espacios fuera de ella.

Comentarios