Escucha esta nota aquí

Aida Domínguez P.

Los sábados, no se quedaba en casa, agarraba del brazo a su segunda hija y salía a cumplir su apostolado. Porfiada, sin fatiga ni flojera hundía los pies en las arenosas calles del barrio El Trompillo, en los inicios de los 70. 

Tocaba puertas o gritaba en los cercos con alambres y preguntaba: ¿usted sabe leer y escribir?... si no sabe, le vamos a enseñar.

Así empadronó a los adultos sin instrucción de esta zona del sudeste de la ciudad, interesándolos en la necesidad de ser alfabetizados. Era un mandato del párroco de María Auxiliadora, Vicente D’Anna, ligado al colegio Don Bosco. 

Ese fue el puntapié para crear, con 216 alumnos, el primer Centro Nocturno EBA o de Educación Básica Acelerada. Ella fue la fundadora de esta iniciativa que condujo por muchos años hasta su retiro. Sin dejar la docencia, se dedicó a formar párvulos del nivel inicial o kínder.

8151.png ¿Su vocación no la dejaba descansar?

Sin desmayar, porque elegí ser maestra y amo enseñar, cuando dejé el Cema, fundé el kínder María Auxiliadora, porque Don Bosco no tenía ese ciclo, me hice responsable del mobiliario y de los niños que llegaban a aprender.

Eso ya fue en mi casa, era un emprendimiento privado. Trabajé educando a los más chiquitios, desde el 77 al 87.

 8155.png ¿Entonces trabajaba en primaria, luego en Cema y después con kinder?

La enseñanza es mi vida, eso le transmití a mi hija Teresa, le contagié el bichito de servir educando.

Enseñé más de 35 años con amor y dedicación cada día y sin claudicar, nada me detenía en mi misión

 8159.png ¿Dónde se formó?

Estudié aquí, en mi natal Santa Cuz, en las escuelas Obispo Santistevan y Gabriel René Moreno, viajé a Cochabamba, proseguí estudios en el Liceo Bolivia; retorné e hice la postulación para la Normal de Sucre, a la que ingresé en 1950.

Como maestra titulada trabajé en la escuela Neptalí Mendoza y luego me trasladé con mi esposo a Yacuiba, fui maestra en la escuela Gral. Manuel Belgrano.

En una segunda época en la docencia, de nuevo aquí, trabajé en las escuelas Ángel Chávez Gutiérrez, Victorino Rivero, mientras alternaba con el colegio particular Don Bosco, fueron largos 11 años que dieron los mejores frutos y las más grandes satisfacciones.

 8163.png Ahora ya jubilada, sigue activa con la asociación Época de Oro

La asociaciónse llama así porque la la normal Mariscal Antonio José de Sucre, considerada como la escuela madre en el país, tuvo una restructuración académica con maestros nacionales y una misión belga.

Así los estudiantes pudimos adquirir una formación de excelencia, convirtiéndonos en eficaces guías de niños, jóvenes y adultos. Somos de la época de oro de la Normal.

 8167.png ¿Cómo nació la idea de los encuentros nacionales?

En 1992 se convirtió en realidad este proyecto de amistad de los exalumnos de la Normal de Sucre. La inquietud la tuvieron en 1988, la prof. Aida Quiroga Galdo, la prof. Mercedes Sánchez Rossel y el prof. Humberto Quezada, organizando el 1er. Encuentro Nacional en la ciudad de Villa Tunari.

Podría decirse que esa fue la chispa que cundió por todo el país y haciendo eco de ello, se programó con voluntad y decisión los encuentros anuales y rotativos por distrito. Participamos docentes de ocho departamentos, menos de Pando.

Este año nos tocó ser anfitriones a los cruceños, asistieron 56 maestros de todo el país. Estuve a la cabeza de organización.

 8171.png ¿Cuál es el objetivo de estos encuentros?

Principalmente reafirmar el afecto y la amistad, intercambiar conocimientos y la vocación educativa, casi todos somos escritores o poetas. Antes teníamos una revista, ahora nos falta apoyo. Aunque en este encuentro hemos contado con el soporte de los alumnos de la carrera de Ofimática de la Uagrm, que manejan las redes e hicieron un levantamiento de información del evento para que quede como testimonio de la actividad.

 8175.png ¿Qué se viene para las docentes de la Época de Oro?

El encuentro es en Trinidad el próximo año, estoy preparando cómo entregaré el estandarte que me dejaron y con muchas ganas de reencontrarme con los colegas.

Tenemos una serie de actividades, entre charlas y demostraciones de la cultura de cada región.