Escucha esta nota aquí

Hoy se recuerda un año de la denominada masacre de Senkata. Vecinos de El Alto y representantes de otras organizaciones sociales protagonizaron ayer una marcha para homenajear a las 10 víctimas fatales y 70 heridos en los hechos que tuvieron lugar hace un año, cuando decenas de ciudadanos salieron a reclamar por la salida de cisternas con gasolina de la planta ubicada en esa zona alteña. El país estaba convulsionado tras la renuncia de Evo Morales a la Presidencia.

Para recordar a las víctimas de Senkata, la mayoría parlamentaria del MAS puso en marcha su rodillo en la Asamblea Legislativa y, sin necesidad de dos tercios, aprobó ayer un homenaje a los caídos en los conflicto, en su mayoría afines al MAS. Las bancadas de Comunidad Ciudadana (CC) y Creemos denunciaron una imposición y distorsión de los hechos.

La decisión fue asumida en la sesión de Diputados, donde el ‘instrumento político’ dispuso declarar “Héroes del Estado” a las personas que perdieron la vida en Potosí, Santa Cruz, Cochabamba, La Paz, y El Alto, “por ofrendar su vida en defensa de la democracia y el voto ciudadano”.

Sin embargo, el representante de los legisladores de CC, Carlos Alarcón, indicó que el tema fue agendado por dispensación de trámite, sin dar paso a intervenciones y declarando suficiente debate, aplicando las modificaciones al reglamento de esa instancia, que suprimió la necesidad de dos tercios en algunos aspectos claves de debates.

“Este homenaje no puede convertirse en una condena anticipada y una completa distorsión a los hechos registrados el año pasado, producto de un fraude electoral promovido por el MAS. Deberían incluirse todas las muertes, sin distinción alguna, también a todas aquellas personas que fueron víctimas, como Waldo Albarracín y Casimira Lema”, afirmó el diputado, en referencia a quienes sufrieron ataques en las jornadas de convulsión tras la renuncia de Morales.

Un informe de la comisión especial de investigación de los hechos de violencia, de la pasada Asamblea, indica que hubo 37 muertos en los conflictos de Ovejuyo y Senkata (La Paz), Huayllani (Sacaba), Montero (Santa Cruz) y Betanzos (Potosí). 27 fueron por proyectiles de bala, algunos con calibre 22, otros con calibre 5,5 milímetros y calibre 7,62, agregó.

Desde Creemos denunciaron un atropello del “rodillo parlamentario” del MAS para hacer prevalecer su mirada de los hechos que “solo los favorece” y no contempla “a los otros bolivianos que también fueron víctimas”, indicó Erwin Bazán.

En la movilización de ayer en El Alto, participaron la mayoría de las juntas de vecinos con sus presidentes “en un acto de solidaridad, de apoyo hacia los hermanos que murieron el 19 de noviembre, y de los heridos y nuestros hermanos detenidos desde el 11 de noviembre”, dijo el representante de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de El Alto, David Inca.

Los actos centrales se realizarán hoy, con una misa en honor a los fallecidos, que prevé contar con la presencia de autoridades nacionales, judiciales y regionales. “Vamos a hacer un mural con las fotografías de los caídos, unas 13 fotos en el puente de Senkata”, complementó el dirigente.