Escucha esta nota aquí

El último 24 de enero las sonrisas de Jeanine Áñez y Luis Revilla no escapan de las miradas. Por la mañana estaban en la inauguración de la fiesta de la Alasita y, por la noche, sellaron su alianza con el anuncio de que la presidenta sería candidata. Había fiesta y, sobre todo, esperanza

Siete días después se sumó al proyecto Samuel Doria Medina y dos líderes tarijeños: Adrián Oliva y Óscar Montes. La esperanza era más fuerte y con brazos levantados decidieron poner el nombre de Juntos a la alianza. 

Hoy, los cinco frentes desconocen el rumbo político que se les viene, pero se concentran en terminar su gestión en sus regiones.

La Paz era la zona clave para tener una candidatura fuerte. Juntos había apostado a la alianza con los dos alcaldes más importantes del departamento paceño: Luis Revilla, de la sede de Gobierno, y Soledad Chapetón, de la ciudad de El Alto. La idea no trajo buenos resultados, ya que en encuestas Áñez no pasaba del 4% en La Paz.

El politólogo Marcelo Silva consideró que el “desgaste político” de Revilla y Chapetón en los muncipios que gobiernan, más los resultados de la gestión de la pandemia de coronavirus que manejaron ambos cobró factura en la carrera electoral.

“El primer factor es que Áñez, Chapetón y Revilla son autoridades en gestión. A eso se le suma la crisis sanitaria por el coronavirus, lo que, obviamente, perjudica la campaña de cualquier político en gestión. Revilla y Chapetón tienen un desgaste, y eso también perjudicó”, consideró Silva.

La situación en La Paz

Edwin Herrera, que fue vocero de Juntos y es dirigente de Soberanía y Libertad (Sol.bo), agrupación de Revilla, remarcó que el alcalde de La Paz se dedicó a hacer gestión y enfrentó la pandemia, lo que le quitó tiempo para hacer campaña.

“Lucho (Revilla) no tuvo tiempo para hacer campaña. Se dedicó de lleno a la crisis por el coronavirus, incluso se contagió, y eso cortó el tiempo para despegar la alianza en La Paz. No buscamos excusas, pero también en Sol.Bo aceptamos que lo mejor era bajarnos de la carrera electoral”, dijo Herrera.

El dirigente acotó que Sol.Bo se enfoca en la gestión en La Paz y que todavía no se habló del futuro político de la agrupación ni de Revilla, quien había prometido no ir a una tercera reelección.

Lo mismo sucede en El Alto. Chapetón está en plena gestión y su entorno aseguró que no se habló de ir a la reelección.

En Tarija, el gobernador Adrián Oliva analiza si al año buscará otro mandato. Mientras, Montes dejó la alianza molesto por diferencias con el ministro Víctor Zamora.