Escucha esta nota aquí

En época de crisis no existe luna de miel, la vamos a tener dura desde el primer día”, dijo Sebastián Michel, voceo del Movimiento Al Socialismo (MAS). 

“En época de crisis la gente quiere soluciones ya y ahora, y lamentablemente en los cálculos, en diseño, en el plan que hemos hecho en los primeros dos años y medio no vamos a lograr salir de la crisis”, añade, a pocos días de que Luis Arce Catacora asuma como presidente del Estado.

El hombre que tuvo la palabra del MAS durante toda la campaña y asegura que no será ministro porque prefiere liberarse de los juicios por terrorismo antes de asumir cualquier cargo, explica que el gran desafío del Gobierno es generar un clima para lograr que el empresario privado invierta, pero que antes de los dos años ve difícil que se pueda volver a como estaba el país a principios de 2019.

Esta afirmación de Michel tiene su correlato en una entrevista que Arce Catacora dio al diario mexicano La Jornada. El presidente electo aseguró que recibe un país al que le va a costar salir de la crisis por culpa “del mal manejo sanitario y económico”.

“Se habría cuadruplicado la deuda interna que tenemos del Tesoro General de la Nación (TGN) con el Banco Central de Bolivia (BCB). El deterioro es muy claro". 

Con la cifra que nosotros hemos visto, salir de la crisis nos va a demandar entre uno y dos años y medio, para retomar el ritmo de crecimiento y nuevamente volver a liderar el crecimiento económico como lo estábamos haciendo en la región”, dijo.

Sobre la crisis sanitaria, Arce cargó contra el Gobierno de Áñez al asegurar que llevó a Bolivia a ser el sexto país en cantidad de muertes con relación a su número de habitantes. Además, cifró el descenso del Producto Interno Bruto entre ocho y 11 puntos negativos, lo cual deja la capacidad de endeudamiento de Bolivia bastante tocada.

“Lo más importante es que ha crecido la deuda interna. Nosotros dejamos una deuda de cerca de $us 3.000 millones y ellos ya se han prestado como $us 7.000 o 9.000 millones en este tiempo. Sumando los $us 3.000, ya estaremos entre $us 11.000 y 12.000 millones. Es la estimación porque este Gobierno no transparenta las cifras económicas”, criticó.

Esto contrasta con la imagen dada la semana pasada por Branko Marinkovic, ministro de Economía, que aseguró que le dejará Bs 17.000 millones en caja a Arce para comenzar su gestión. El MAS maneja como cifra preocupante el déficit informado en junio por el exministro Óscar Ortiz, que aseguró que ya en ese momento faltaban Bs 20.000 millones para terminar el año.

También contrasta con el optimismo de una propaganda del Ministerio de Salud, que asegura que han aumentado más de 500 camas de terapia intensiva, instalado 40 laboratorios para pruebas de coronavirus, pese a que Bolivia es también uno de los países con mayor exceso de muertes (aumento de decesos en 2020 con respecto a 2019, que podrían ser casos de coronavirus no detectados) por cada millón habitantes en el mundo.

MAS 2.0

Consultado cómo será el Movimiento Al Socialismo, versión 2.0, Michel aseguró que será un partido que tiene que explicar más las cosas, que debe “tratar de convencer con los argumentos, no justificarse sino explicar, no vencer sino convencer y tratar de nunca dejar un debate cerrado”.

En ese sentido, Michel ve las movilizaciones de Santa Cruz de la Sierra que denuncian un supuesto fraude en los comicios del 18 de octubre como un momento de catarsis, que es mejor que se manifieste ahora y que de a poco se vaya normalizando un nuevo sistema político que se está gestando. 

Cree que la tensión continuará hasta la elección subnacional, que es el espacio donde se terminará de repartir poder en el país.

Consultado si cree que se logrará detener la posesión de Arce a través de acciones jurídicas, el vocero aseguró que hay cosas que son políticamente inviables y otras que son jurídicamente inviables. “En este caso -el intento de detener la toma de posesión de Arce- son ambas”, dijo.

Michel no cree que la decisión del MAS de eliminar los dos tercios de los reglamentos de debates de Diputados y Senadores haya avivado las protestas contra Arce.

Dice que ya habían tocado las puertas de los cuarteles desde antes. Sobre si toda la movida fue para poder nombrar el alto mando por mayoría absoluta, Michel aseguró que es mejor ascender a militares por mayoría absoluta que por decreto, en alusión a la decisión de Áñez de validar los ascensos a generales vía decreto, ante la negativa del MAS en la Asamblea de aceptar la lista de ascensos. 

Según Michel, esto no tuvo que ver si los ascendidos tuvieron algo que ver con la “sugerencia de renuncia” de las FFAA a Evo Morales, sino con que no eran los mejores de su clase para ascender a generales.