Escucha esta nota aquí


El Gobierno de Chile construirá viviendas sociales para las personas que resultaron afectados por el incendio, informó ayer el cónsul de Bolivia en Iquique, Eloy Poma.

“Desde el Ministerio de Desarrollo Social en Chile, como parte de un plan de emergencia por este terrible hecho, van a construir viviendas sociales para todas las personas que perdieron sus casas. Eso ha sido un punto muy favorable. Ahora estamos trabajando en la reposición de documentación de identidad de nuestros compatriotas para que accedan a estos beneficios”, informó la autoridad diplomática.

Poma dijo que ha mantenido conversaciones con la ministra chilena de Desarrollo Social, Karla Rubinar y el delegado presidencial, Miguel Ángel Quezada, con quienes visitó las dos unidades educativas que se habilitaron como albergues para los afectados por el siniestro del lunes. Hasta esos centros de acogida llegaron ciudadanos de otros países, según indicó Poma.

“Hay muchas personas compatriotas que en la mañana salieron a trabajar y volvieron en la noche y prácticamente encontraron en cenizas sus viviendas. Muchas hermanas y hermanos nos comunicaron, entre lágrimas, que se quedaron solo con la ropa puesta. No les vamos a dejar, estamos aquí para ayudarles”, indicó.

Quezada sostuvo, en declaraciones divulgadas por TVN, el canal estatal chileno, que una vez que se controló el incendio, se activó una etapa para atender a los damnificados, primero, con la habilitación de albergues temporales, y luego con una solución más estructural. “Estamos trabajando en la respuesta definitiva que significa el trabajo social y soluciones definitivas que esperamos acojan las familias”, dijo la autoridad del vecino país.

Alejandra Gonzales, una delas ciudadanas bolivianas afectadas por el incendio, señaló a EL DEBER que tanto autoridades bolivianas como chilenas anunciaron ayudas. “Por el momento son solo anuncios y palabras”, afirmó.

El fuego la tarde del lunes y las llamas se extendieron rápidamente. La Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior (Onemi) de Chile reportó que el sitio del siniestro es de difícil acceso. De hecho, el campamento no contaba con calles pavimentadas y todas las construcciones eran precarias, hechas con cartón prensado y calaminas, materiales que son altamente inflamables. 

El Consulado boliviano llevó algunas vituallas, agua y otros enseres a las familias afectadas que se encuentran en las unidades educativas que son usadas como albergues. Varios connacionales reclamaron mayores esfuerzos por parte de las autoridades diplomáticas acreditadas en Chile.

Comentarios