Escucha esta nota aquí

Luis Arce Catacora se prueba ya el traje de presidente. El candidato del Movimiento Al Socialismo ganó la elección presidencial con más del 53% de los votos, según el conteo rápido del conglomerado Tu voto cuenta. 

El segundo lugar fue para Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana, que se quedó con el 30,8% de los votos, mientras que Luis Fernando Camacho fue tercero con el 14,8%. Cuarto y quinto quedaron Chi Huyn Chung (1,6%) y Feliciano Mamani (0,5%). 

Tu voto cuenta hizo el conteo rápido de 4.389 mesas en todo el país, en 1.200 recintos electorales, con un margen de error nacional del 1,48% y por departamentos de entre el 3,16% y el 6,60%. Arce tuvo que esperar hasta después de la media noche para festejar su triunfo, ya que la ausencia de la transmisión rápida de resultados preliminares obligó a las encuestadoras a cerrar casi por completo su conteo antes de darlos a conocer. Desde su base en La Paz, el candidato masista aseguró que pretende formar un Gobierno de unidad nacional.

Disciplina y espera

La jornada de votación fue muy tranquila y sin mayores contratiempos. Las mesas se instalaron alrededor de las 8:00 y la pandemia no espantó a los jurados electorales. 

La población asistió a votar de manera disciplinada, respetando el horario establecido por el Tribunal Supremo Electoral y manteniendo la distancia para minimizar los riesgos de contagio. Todo salió tan bien que Saúl Paniagua, presidente del Tribunal Electoral Departamental de Santa Cruz, a las 17:00 felicitaba al pueblo cruceño por su civismo y valor democrático al asistir a votar. 

El diagnóstico se repetía en todo el país y fue un calco de la evaluación nacional. Fue ahí que comenzaron los pedidos de paciencia. La primera fue la presidenta Jeanine Áñez, que pidió esperar hasta la finalización del cómputo oficial, que para las 19:00 no llegaba ni al 1%. 

Luego fueron los vocales del Tribunal Supremo Electoral los que pidieron paciencia y aseguraron que no descansarán hasta concluir el cómputo. Los siguientes en pedir paciencia al electorado fueron las encuestadoras. Los sondeos a boca de urna habían dado mucho “voto secreto” y necesitaban llegar a un 96% del cómputo de conteo rápido para dar los resultados. Esto causó nerviosismo en las tiendas políticas. 

Comunidad Ciudadana, a través de Ricardo Paz, jefe de campaña, decidió bajar la persiana y esperar los resultados del cómputo oficial para pronunciarse. El Movimiento Al Socialismo, que tenía conteo propio, salió a presionar para que las empresas encuestadoras liberen los datos. Sebastián Michel, vocero de la campaña masista, dijo que habían pasado del 45% y que el segundo no llegaba al 30. Sin el sistema de Difusión de Resultados Preliminares, suspendido la noche del sábado por el TSE, el electorado quedó presa de sus mitos hasta la medianoche, cuando Tu voto cuenta y CiesMori coincidieron en que Arce había ganado por mayoría absoluta.

Fuerte en occidente y oriente

Al Movimiento Al Socialismo le fue tan bien el occidente del país que está a punto de llevarse tres de los cuatro senadores de La Paz, Oruro, Cochabamba y Potosí.

En los tres primeros departamentos el MAS superó el 60% de los votos, mientras que en Potosí llegó al 56%, pero la distancia que le sacó a Comunidad Ciudadana puede ser suficiente para quedarse con tres de las cuatro bancas potosinas en el Senado.

También ganó en Pando, con un 45%, y salió segundo en Santa Cruz, con el 35% de los votos; en Tarija, con el 40%; en Beni, con el 34,7%; y en Chuquisaca, con el 46,6%.

Eso lo catapultó a más del 50% a escala nacional. Por su parte, Carlos Mesa ganó en tres departamentos, pero ninguno es del eje central, donde se concentra más del 70% y solo en Tarija superó el 50% del total de votos. En Beni, donde recibió el ‘bono’ de los votos que iban a ser para Jeanine Áñez, llegó al 38%.

En Tarija trepó hasta el 52%, pero pesa poco en el porcentaje nacional. En Chuquisaca 48,3% y está a menos del 2% del MAS. De confirmarse estos resultados de conteo rápido, la condena de Mesa pudo estar en Santa Cruz, donde obtuvo el 17%, 30 puntos menos que en la elección fallida de 2019, que le restaron entre siete y ocho puntos a su 30,8% nacional.

El principal sospechoso de haberse quedado con los votos de Mesa del año pasado es Luis Fernando Camacho. El líder de Creemos ganó en su reducto con el 44,3% de los votos, lo que le da dos senadores.

También tendría otro par de bancas en el senado por su desempeño en Beni y en Pando y habrá que esperar la repartición de diputados uninominales y plurinominales para saber la cantidad de parlamentarios que tendrá la alianza de Camacho. Sin embargo, más allá de la llamada media luna, Camacho apenas logró cosechar votos, quedando por detrás de Chi en La Paz, Oruro y Potosí y sin superar el 3% en Cochabamba.

Enfrentados

Mientras el MAS festeja, en la oposición ya se buscan culpables. En Santa Cruz, los dedos apuntan hacia Camacho, aunque no sin intención política. Vladimir Peña y Tomás Monasterio, alfiles locales de Demócratas, apuntaron a Creemos como los culpables de la derrota opositora, mientras que activistas de la alianza señalaban la mala gestión de Jeanine Áñez en la Presidencia como la responsable de la resurrección del Movimiento Al Socialismo. Ambos bandos lucharán en las subnacionales para dirimir la hegemonía regional. Pero eso será en unos meses.

Ayer, Camacho se sumó a Mesa en el silencio, que no rompió ni siquiera en sus redes sociales. Tras unos primeros minutos de silencio, los pronunciamientos oficiales sobre la vitoria masista comenzaron a aparecer.

“Más allá de mis enormes diferencias, como demócrata, los felicito y les deseo éxito, ante el enorme desafío económico que se avecina”, escribió Tuto Quiroga en Twitter. La red del pajarito fue el mensajero oficial de las felicitaciones políticas.

“Por los datos con lo que contamos, el Sr. Arce y el Sr. Choquehuanca han ganado la elección. Felicito a los ganadores y les pido gobernar pensando en Bolivia y la democracia”, escribió la presidenta Áñez. “Les pedimos que hagan un gobierno respetando la democracia, la libertad y la unidad de los bolivianos”, complementó Branko Marinkovic. Pero quizá donde se festejó tanto como en La Paz el triunfo de Arce fue en Buenos Aires. Desde una reunión en la capital argentina, Morales tuiteó: “Hermanas y hermanos, la voluntad del pueblo se ha impuesto.

Se ha producido una victoria contundente del MAS-IPSP. Nuestro movimiento político tendrá mayoría en las dos cámaras. Hemos vuelto millones, ahora vamos a devolver la dignidad y la libertad al pueblo”.

Comentarios