Escucha esta nota aquí

La agrupación Creemos aseguró que el proceso penal en contra de su líder Luis Fernando Camacho por el supuesto golpe de Estado en 2019 no logrará inhabilitar su candidatura a la gobernación. Denuncian que el MAS manipula la justicia y recordó que las movilizaciones que llevaron a la renuncia y salida del país de Evo Morales fueron en Santa Cruz.

La Fiscalía de La Paz anunció que a fin de mes convocarán a Camacho para que declare sobre esta acusación. También serán citados el líder del MAS y el exvicepresidente Álvaro García Linera, como “víctimas” del presunto golpe.

El diputado de Creemos, Erwin Bazán, sentenció que este proceso tiene objetivos claros. “Es parte de un modus operandi del MAS para amedrentar y perseguir a la oposición. Nada ha cambiado, siguen judicializando la política”.

Recordó que la misma Fiscalía amplió la indagación por más tiempo, “así que esto no frenará la postulación de Luis Fernando”.

Sin embargo, alertó que el permanente abuso de poder de 14 años del gobierno de Morales derivó en una insurrección popular en 2019. “Los bolivianos, cansados del autoritarismo y abuso de poder, no le aceptaron la reelección inconstitucional, el fraude. Evo se olvida que el pueblo se cansa y le recordamos que Santa Cruz lo llevó a renunciar y a fugar el país. No más abuso de poder”, puntualizó y acotó: “Cuidado, que la decisión que tomó el MAS de volver al abuso genere protestas ciudadanas”, dijo. Morales y su partido buscan posicionar que en octubre y noviembre de 2019 hubo un golpe de Estado no una sucesión, agregó.

En ese sentido el líder del MAS, a propósito de la toma del edificio del Capitolio el miércoles en Washington, escribió en Twitter que “el gobierno de Trump pone en práctica un autogolpe para quedarse en el poder. Así como lo hizo en Bolivia, promueve la violencia racista y fascista y no le interesa la democracia”. Luego complementó que “debemos defender la democracia en todo el mundo de los grupos racistas y fascistas que mediante la fuerza y la violencia promueven golpes de Estado desconociendo la voluntad popular”.

Y remató con que “la extrema derecha racista y violenta de EEUU actúa como sus operadores políticos en Bolivia, por eso asaltó el Congreso de ese país después de perder las elecciones y denunciar ‘fraude’ sin pruebas”.

El expresidente Jorge Quiroga respondió que los demócratas repudian el asalto golpista, de turbas trumpistas, a la catedral democrática, pero ¿Evo?”, se preguntó y luego remarcó que el expresidente Morales cercó el Congreso tres veces como presidente.

También acusó a Evo Morales de cercar ciudades, bloquear el paso del oxígeno en plena pandemia, de hacer fraude buscando un cuarto mandato inconstitucional, y concluyó que Trump “es un aprendiz pelirrojo de Evo”.

Bazán señaló que cuando el expresidente se refiere en sus tuits a violencia política, “seguramente habla de él mismo. Si hubo una característica distintiva de la política del MAS, fue marcar las diferencias y buscar un rédito político. La violencia es el sello de su partido, lo que hizo el presidente estadounidense fue calificado como la ‘latinoamericanización’ de la política gringa. Ojo, es a Evo al que copia Trump”.

Comentarios